Una dieta rica en grasas podría empeorar la calidad del esperma

  • Hombres que comían más grasas saturadas tenían un 43% menos de esperma.
  • Quienes comen pescado y aceite tienen un esperma de mejor calidad.
  • El bajo nivel de concentración del esperma es un problema de salud pública.
Una hamburguesa con patatas fritas.
Una hamburguesa con patatas fritas.
EFE

Las dietas ricas en grasas no son las más sanas. Argumentos sobran. A la larga lista se añade ahora el que aporta un estudio norteamericano, según el cual, una dieta rica en grasas podría empeorar la calidad y cantidad del esperma.

Según investigadores del Massachusetts General Hospital, los hombres con dietas más ricas en grasas tienen menos esperma y de peor calidad, mientras que aquellos que ingieren más alimentos con grasas polinsaturadas omega-3 (presentes en el pescado y el aceite) tienen un esperma de mejor calidad.

Entre diciembre de 2006 y agosto de 2010, interrogaron a hombres sobre su dieta y analizaron muestras de su semen. Además, midieron los niveles de ácidos grasos en esperma y plasma seminal de 23 de los 99 varones participantes.

Los hombres se dividieron en tres grupos, según la cantidad de grasas que consumían. Aquellos con mayor ingesta de grasa presentaban un 43% menos de esperma y una concentración un 38%, frente a los hombres con las menores ingesta de grasas.

Cantidad y calidad

La cantidad de esperma total se define como el número total de esperma en la eyaculación, mientras que su concentración es el número por unidad de volumen. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el número total de espermatozoides en una eyaculación debería ser al menos de 39 millones, mientras que la concentración de espermatozoides debe ser al menos de 15 millones por mililitro.

En este contexto, descubrieron que la relación entre las grasas y la calidad del semen estaba en gran medida condicionada por el consumo de grasas saturadas: los hombres que comían más grasas saturadas presentaban una cantidad de esperma total un 43% menor que los hombres que consumían menos y una concentración un 38% menor.

Por su parte, aquellos que tomaban más grasas omega-3 (las del pescado y el aceite) presentaba algo más de esperma (1,9%) formado correctamente que los de menores ingestas de omega-3.

Sus autores advierten de que este pequeño estudio, que publica la revista Human Reproduction, necesitará confirmar sus resultados.

Semen y estilo de vida

Los enemigos del semen parecen ser muchos. Estudios recientes indican que la calidad del semen de los españoles está en mínimos históricos por el peor estilo de vida. El bajo nivel de concentración de esperma es un problema grave de salud pública; en España es la causa principal de esterilidad masculina.

Tomate, lechuga, albaricoque y melocotón favorecen una buena calidad seminal. En cambio, plaguicidas, aditivos plásticos y leche materna pueden perjudicarlo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento