¿Es cierto que pueden multarme hasta con 200 euros por conducir con abrigo?

<p>Muchos conductores y pasajeros no se quitan el abrigo cuando van en coche.</p>
Muchos conductores y pasajeros no se quitan el abrigo cuando van en coche.
CEA

Hasta que la calefacción consigue arrancar y se calienta el habitáculo, los coches tienden a estar muy fríos en invierno y muy calientes en verano. Por esa misma razón, la ropa que usamos o cómo nos vestimos cuando conducimos puede no ser la adecuada para mantener los estándares correctos de seguridad vial. 

Es cierto que da mucha pereza subirse al coche y tener que andar quitándose el abrigo y la chaqueta, sobre todo si el interior de nuestro vehículo todavía está frío. Pero, de no hacerlo, correremos dos tipos de riesgo: el primero de seguridad al volante y, el segundo, de recibir una multa de tráfico. 

¿Es verdad que nos pueden multar por conducir con el abrigo puesto? Sí y no. El Reglamento de Conductores no especifica nada al respecto de la vestimenta que un conductor deba llevar al volante, pero sí que se expresa de la siguiente manera en el artículo 18: "El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimiento, el campo necesario de visión, y la atención permanente a la conducción que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía".

Este párrafo es muy interpretable pero si, al darnos el alto, los agentes de tráfico concluyen que el abrigo que vestimos nos puede impedir conducir correctamente y con seguridad, la multa que nos impondrán será hasta de 200 euros. Sucede lo mismo que con las camisetas de tirantes o conducir sin camiseta en verano.

Además de la multa, la seguridad

Además de la económica, hay dos imperiosas razones para quitarse el abrigo antes de subirse al coche. La primera es que llevar un abrigo grueso impide al conductor mover los brazos con libertad, dificultando los giros durante la conducción. Además, puede afectar al estado del conductor porque puede dar calor y causar sofocos.

La segunda razón razón es que los cinturones de seguridad dejan de ajustarse al cuerpo correctamente y pueden no funcionar en caso de colisión o accidente de tráfico. Desde la Fundación Mapfre recuerdan que el cinturón de seguridad quedar bien ceñido al cuerpo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento