Estos son los alimentos que deberías evitar si quieres conducir con seguridad

El arroz con curry y tofu es un plato con mucho sabor que se prepara fácilmente.
Las salsas y los condimentos en exceso no son recomendables.
CHARLES DELUVIO /UNSPLASH

La alimentación es la base de una vida sana. Comer bien, escogiendo los nutrientes correctos que nos aportan la energía necesaria para el día a día, es una tarea importante que requiere de organización y conocimientos. Por eso mismo, una dieta pobre o incorrecta puede afectar al buen desarrollo de las actividades diarias, entre las que se encuentra conducir. 

Hay algunos tipos de comida que pueden perjudicar directamente las habilidades necesarias para una conducción segura. Entre las consecuencias más destacables de una mala dieta se pueden encontrar la fatiga o la somnolencia, que son estados que disminuyen la capacidad de reacción al volante. 

Las molestias digestivas derivadas de una nutrición incorrecta, demasiado abundante o rica en grasas saturadas provocan malestar e incomodidad, nada recomendados mientras se conduce. Y, además, también pueden inducir dolores de cabeza o mareos. 

Los peligros del verano

Durante los meses estivales y las vacaciones se suele comer peor. Cenas, aperitivos y comidas a deshoras pueden afectar posteriormente a la conducción. Por no hablar del alcohol, que es un enemigo declarado al volante y que conlleva accidentes de tráfico con graves consecuencias. 

Es por eso que, cuando se conduce, se deberían evitar ciertos tipos de alimentos o platos preparados. La Dirección General de Tráfico desaconseja los siguientes:

  • Comida de puestos callejeros o productos que no den confianza. Pueden provocar alergias, intoxicaciones o alteraciones estomacales al volante. 
  • Salsas abundantes y, en general, comidas copiosas. Facilitan el mareo y la somnolencia.
  • Alimentos muy salados o muy condimentados. Las especias y picantes irritan el estómago y producen acidez.
  • Las grasas animales. 
  • La leche u otros líquidos calientes como sopas o caldos. Provocan somnolencia. 
  • Alimentos que induzcan flatulencia o gases. Originan molestias importantes cuando se está sentado al volante. 

En cambio, ¿qué alimentos o hábitos nutricionales son aconsejables cuando hay un viaje largo por delante? Desde la DGT resumen esta serie de consejos que es recomendable seguir antes y durante de los trayectos largos:

  • Realizar comidas ligeras y frecuentes en vez de abundantes. 
  • Vigilar la hidratación: mejor beber agua aunque no se tenga sed. 
  • Mejor optar por agua, zumos o refrescos no carbonatados.
  • Comer algo de fruta, galletas o chocolate cada dos horas, cuando está recomendado hacer pausas en el viaje. 
  • Durante los viajes cortos, mejor evitar comer antes o durante. Si se hace, que sea una comida ligera. 
  • Comer y beber despacio y masticando correctamente para no estresar el sistema digestivo durante el viaje. 
  • Optar por alimentos jugosos que no necesiten grasas o una cocción prolongada. 
  • Después de comer, disminuye la atención. Es mejor esperar unos minutos  y dar un paseo largo antes de subirse al coche. 
  • Subir el volumen de la música, sin que sea molesta, ayudará a evitar el sopor posterior al almuerzo. 
Mostrar comentarios

Códigos Descuento