La próxima guerra comercial entre Estados Unidos y China será por el control de las materias primas.
El Viejo Continente podría verse afectado si estos  países intensifican las tensiones por el suministro de productos esenciales para la producción de baterías, vehículos eléctricos y dispositivos electrónicos.
  • Inditex amplía su talla a 150 mil millones en bolsa con sombras en Shein y el lujo francés
  • Repsol instalará un centenar de puntos de recarga en dos rascacielos de Madrid y Barcelona
  • La sombra del fraude de los hidrocarburos obstaculiza su relación con la banca

Página 1 de 5