Nuevas proyecciones económicas

El Banco de España prevé que el precio de los alimentos suba un 4,5% de media este año

La entidad, que ha presentado este martes sus nuevas proyecciones macroeconómicas, estima que el precio de los productos de la cesta de la compra se irá desacelerando para subir al 2,5% tanto en 2025 como en 2026
Cúpula de la sede del Banco de España
Cúpula de la sede del Banco de España
Europa Press
Cúpula de la sede del Banco de España

A pocos días de que el Gobierno decida si, finalmente, prorroga o no la rebaja del IVA a los alimentos más allá de finales de este mes, el Banco de España (BdE) calcula que el precio de los productos de la cesta de la compra subirá un 4,5% este año, después de haberse disparado un 11,1% en promedio el pasado ejercicio. La entidad, que ha presentado este martes su Informe Trimestral de la economía española y sus nuevas proyecciones macroeconómicas -en las que revisa al alza el avance del PIB cuatro décimas hasta el 2,3%-, prevé que esta senda de moderación se mantenga los dos próximos ejercicios. 

El organismo estima que en 2025 y 2026 el precio de estos bienes de consumo básico subirá de media un 2,5%, alejándose del escenario inflacionista que agravaron la invasión rusa de Ucrania, la rotura de las cadenas de suministro, el alza de los precios energéticos y el efecto de la sequía y de las temperaturas extremas que siguen azotando a algunas zonas del país. La evolución de estos productos afecta en mayor medida a las rentas más bajas, puesto que los hogares vulnerables tienen que dedicar un porcentaje más elevado de su renta al gasto en alimentación.

"Esta evolución resulta coherente, entre otros aspectos, con las cotizaciones que se observan en los mercados de futuros para distintas materias primas alimenticias y con la marcada desaceleración que vienen mostrando en los últimos meses los precios de los alimentos en las etapas iniciales del proceso productivo", apunta el BdE en su informe. 

Altibajos en los precios de la cesta de la compra

Con todo, la entidad advierte de que la ralentización de los precios de los alimentos "mostrará algunos altibajos en los próximos meses". Cita, en concreto, la reversión prevista de la rebaja del IVA de los alimentos a partir de julio, dado que de producirse ejercerá una cierta presión al alza sobre estos precios en la segunda mitad del año. 

El director general de Economía y Estadística del Banco de España, Ángel Gavilán, ha recordado que, al igual que advirtieron sobre las rebajas generalizadas del IVA del gas y la electricidad, en el organismo son partidarios de medidas focalizadas en los colectivos más vulnerables, puesto que serían más efectivas y costarían la mitad en términos presupuestarios. Ha puesto como ejemplo el cheque o bono para alimentación destinado a las rentas más bajas que propusieron en el organismo. 

El peso del aceite de oliva en la cesta de consumo 

Por otra parte, Gavilán ha explicado que el diferencial positivo que se produjo durante 2023 entre España y la Unión Europea en el comportamiento de los precios de los alimentos se debe al efecto composición de la cesta de consumo. "Es posible que estemos consumiendo más de los alimentos que precisamente más se han encarecido y por eso sería más elevada la inflación de los alimentos", ha señalado.

De todos esos bienes destaca el comportamiento del aceite de oliva. El 'oro líquido' llegó a dispararse un 73,5% interanual el pasado mes de octubre, según la información publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Sólo entre los meses de enero y abril de este ejercicio, los últimos para los que existen datos desagregados, su precio se incrementa un 14,8%. 

Con todo, en los últimos meses, la moderación de la tasa general de inflación -que se habría situado en mayo en el 3,6% a la espera de que el INE dé a conocer el dato definitivo el próximo jueves- se ha visto favorecida por la menor presión ejercida por los precios de los alimentos, así como por la desaceleración, más tenue, de los precios de los bienes industriales no energéticos. 

En el sentido contrario, estarían presionando al alza la energía y la inflación de servicios, que depende mucho de la evolución de los salarios. En este sentido, Gavilán ha destacado que los riesgos están orientados al alza. El pasado mes de abril, los alimentos y bebidas no alcohólicas se encarecieron de media un 4,7%, según Estadística. Esta tasa es superior a la del mes previo por el mayor repunte que registraron algunos productos frescos. Los alimentos venían de subir de media al 4,3% en marzo, su menor tasa en más de dos años (desde noviembre de 2021).

En sus nuevas proyecciones macroeconómicas, que suponen una revisión al alza del crecimiento previsto en relación a las de marzo, y rebajan algo la tasa de paro, sí se aprecia una mayor persistencia, en general, de las tensiones inflacionistas. Así, el Banco de España eleva la tasa general de inflación este año tres décimas hasta el 3% e incrementa una décima las tasas previstas tanto el año que viene y el siguiente hasta situarlas en el 2% y el 1,8%, respectivamente. 

Redactora de Macro

Periodista económica desde 2006, me incorporé a 'La Información' en 2017 como redactora de Macro, una labor que desarrollé antes en elEconomista (2013-2017). Durante más de una década disfruté de mi pasión por la radio como redactora de Informativos (Punto Radio y Cope). Fui colaboradora en Informativos Telecinco y actualmente participo en 'La Brújula de la Economía' de Onda Cero.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento