Qué diferencia hay entre gazpacho y salmorejo

Un bol de gazpacho.
Un bol de gazpacho.
EUROPA PRESS/ALLIANZ - Archivo

El gazpacho y el salmorejo se convierten en dos recetas perfectas cuando llegan los meses de verano, unos preparados sencillos, rápidos de hacer y muy refrescantes que, aunque a simple vista parecen iguales y, de hecho, son muy parecidos, no son lo mismo. 

Así, las diferencias entre ambos tienen que ver, simplemente, con los ingredientes que lleva uno y de los que carece el otro. Estas diferencias son poco apreciables, porque los ingredientes principales de ambos son los mismos. 

Además, hay que tener en cuenta que tanto el salmorejo como el gazpacho, como sucede con otras recetas tradicionales, son muy versátiles y permite añadir o quitar los ingredientes que desee, por lo que cada cocinero tiene su propia receta. 

Diferencias entre el gazpacho y el salmorejo

Teniendo estas consideraciones en cuenta, lo primero que hay que saber es que los principales ingredientes de ambos preparados son el tomate, el pan duro y el aceite de oliva, a lo que se añade ajo. 

Sin embargo, el sabor característico del gazpacho delata otros ingredientes que le dan un toque diferente al salmorejo, más fuerte. Esto es debido a que se le añade también vinagre, pepino y pimiento, mientras que al salmorejo no. 

La textura del salmorejo y el gazpacho también son diferentes. Esto es porque en el salmorejo tiene mayor importancia el pan, que le da una mayor consistencia, mientras que el gazpacho es mucho más líquido y tiene importancia el vinagre. 

Por último, en cuanto a la presentación, el gazpacho suele servirse en un bol o, incluso, en un vaso, ya que su consistencia líquida hace que se pueda beber directamente. En cambio, el salmorejo es más sólido y se puede comer de un plato hondo, con cuchara, acompañado de taquitos de jamón y huevo duro. 

Salmorejo cordobés.
Salmorejo cordobés.
iStock.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento