Cinco trucos para cocinar legumbres y que no provoquen gases

Legumbres.
Legumbres.
MEDITERRANEAN / iStock
Legumbres.

Cualquier época del año es buena para comer legumbres, pero ya sabemos que nada como combatir el frío con un buen plato calentito, sabroso y nutritivo. 

Lentejas, alubias, garbanzos, carillas... las legumbres son uno de esos ingredientes que no te puede faltar en tu menú semanal, y es que además de ser alimentos de lo más nutritivos, son bajos en calorías

Todo ventajas. O casi todo, y es que ya sabemos que si existe inconveniente con las legumbres, esos son los gases que nos provocan, que en ocasiones nos pueden hacer sentir incómodos e hinchados.

Aunque seguro que tú también tienes en mente algún truco casero que llevas utilizando toda la vida, te contamos una serie de tips que puedes poner en práctica para evitar que las legumbres te provoquen demasiados gases. ¡Toma nota!

5 para evitar los gases de las legumbres

Antes de cocinarlas estamos acostumbrados a ponerlas a calar, es decir, a remojo. Bien, pues dejar las legumbres a remojo toda una noche es una manera de evitar los gases, ya que así se disuelven las membranas de la piel y liberar los azúcares oligosacáridos, que son los responsables de los gases.

Otra manera de asegurarnos, además de dejarlos a remojo, es echar en dicho agua una cucharadita de bicarbonato de sodio, que ayuda a eliminar los azúcares oligosacáridos, y además nos facilitará la digestión.

Por esta misma razón, deberías desechar el agua del calado y ponerlas a conocer con agua limpia, libre de dichos azúcares.

Las especias, además de para darles sabor y alegría, también sirven para ayudarnos con la digestión en el caso de las legumbres. El laurel, por ejemplo, estimula el aparato digestivo y previene la acidez estomacal. Otras de las especias que nos van a prevenir de los gases son la cúrcuma, el comino, la canela, el clavo y el jengibre.

Si aun así eres una persona que padece demasiado por los gases, una manera de comer las legumbres de forma mucho más cómoda es en cremas o purés, como por ejemplo, el hummus. Al necesitar más cocción para dejar la legumbre más blanda, los azúcares oligosacáridos se descomponen y se hace mucho más digestivo. 

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las mejores novedades para disfrutar al máximo del placer de comer.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento