Qué hacer si se rompe el corcho de un vino

Sacacorchos de una botella de vino.
Sacacorchos de una botella de vino.
HARPER'S BAZAAR
Sacacorchos de una botella de vino.

Ya hemos visto que de nada servirá abrir un buen tinto reserva si luego no lo servimos bien y no lo bebemos bien. O dicho de otro: si no lo conservamos, abrimos y servimos bien lo podemos echar a perder.

Podemos hacerlo bien, de manera muy sencilla teniendo en cuenta la temperatura del vino, el descorche de la botella y su decantación/oxigenación. Pero, ¿qué ocurre si al abrir la botella se rompe el corcho? O sea, ¿qué podemos hacer en ese caso?

De entrada caben dos posibilidades: intentar sacar lo que resta de corcho, aún en contacto con el cuello de la botella, o empujar el corcho hacia dentro, hacia el mismo vino. En ambos casos es casi seguro que "mancharemos" el vino de corcho.

El corcho flotando dentro del vino

Si optamos por retirar los restos del corcho, nos puede valer el mismo sacacorchos (sea del tipo que sea). Idealmente, con la punta fina sacaremos los trozos pequeños y sueltos. Quedará ya limpio un trozo de corcho.

Mejor el de láminas

  • El corcho puede romperse porque hayamos guardado mal la botella, porque estuviera seco, blando o pegado al vidrio. Sea como fuere, todo será más fácil con un sacacorchos de láminas. Utilizado por los sumilleres, permite extraer el corcho sin desgarrarlo. Merece la pena tenerlo.

Ahora toca intentar sacarlo como haríamos con un corcho completo. Hay dos riesgos: que sigamos destrozando el corcho o que acabemos por empujarlo (sin querer) al fondo, al vino. Si es así no quedará otra que filtrar (decantar) el vino o dar por perdida la primera copa que sirvamos.

Sacacorchos de láminas.
Sacacorchos de láminas.
WIKIPEDIA/Barthwo

De lo dicho se ve que la primera manera de actuar puede acabar en lo mismo que la segunda: el corcho flotando dentro sobre el vino. Si lo hacemos de entrada, deberá ser con cuidado, porque la entrada del corcho puede hacer que el vino escape alegremente, poniéndonos perdidos y morados de vino.

Si lo que ha pasado es que el corcho se ha pegado al vidrio de la botella, lo que conviene hacer es meter el cuello en agua caliente (sólo caliente, no hirviendo). Así podemos diluir las sustancias que han pegado el corcho. El peso siguiente es intentar abrir la botella con nuestro sacacorchos y mucho cuidado.

20minutos.es líder en los diarios más leídos en internet. Consulta las últimas noticias en el diario gratuito de referencia en España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento