Los vinos de Jerez son unos de los mejores del mundo, ¿a qué esperas para descubrirlos?

Vinos de Jerez
De Despeñaperros para arriba, los vinos de Jerez se consumen poco.
Cedida

Si pensamos en los mejores vinos españoles nos vienen a la mente algunos nombres de Rioja o de la Ribera de Duero. Tintos que han dormido mucho tiempo en barrica y que compiten en magisterio con los franceses de Borgoña o Burdeos. Y sin discutir la calidad de estos tintos hispanos, se nos olvida siempre que alguno de los mejores vinos del mundo nacen en Jerez.

Se nos olvida porque, lamentablemente, los españoles no lo sabemos, no los bebemos o los bebemos poco. Más allá de Andalucía, donde estos vinos se consumen en competencia con los más humildes (pero estupendos) de Montilla-Moriles, poco Jerez se bebe.

Empieza con una manzanilla y sigue con el fino... saltea con un Pedro Ximénez y, solo después, profundiza con el oloroso, el amontillado y el imperial Palo Cortado

En la España que comienza en Despeñaperros y sigue hacia el norte son centenares los bares donde no hay una sola botella de Fino o Manzanilla (los dos vinos más populares y asequibles de Jerez) o si la hay lleva años dormida o, peor aún, se usa sólo para cocinar. Están también los bares de la vieja escuela: de Jerez tienen los brandys (que cada vez se beben menos).

Y es que para muchos, en los tiempos que corren, beber vino blanco se reduce a disfrutar de un vino fresco, afrutado y ligero (el actual imperio de los vinos de Rueda) o acaso con burbujas (el cava). Punto. Pero el vino blanco puede tener el carácter de un tinto, el bouquet de un tinto y la historia (centenaria) de un tinto. Eso, como poco, son los vinos de Jerez.

Una cata de finos con denominación de origen de Jerez.
.
FLICKR.COM

Ni todos los vinos del Marco de Jerez son secos, ni todos son fuertes. Como les gusta decir a los responsables de esta denominación (etiqueta que en su caso se queda pequeña) "hay un Sherry para todos los gustos y para todas las ocasiones". Eso, un Sherry como saben los ingleses desde hacen siglos.

Los vinos de Jerez varían en color, desde el más pálido, el más claro de color amarillo verdoso propio de los vinos biológicamente envejecidos hasta el más oscuro, el caoba más opaco de los vinos dulces naturales, con varios tonos de oro, ámbar y marrón castaño.

Y de ese modo hay muchas maneras de hacer vino en este extremo sur de España (tantas que ahora las bodegas jerezanas están intentando simplificar... obligaciones del marketing). Básicamente tenemos tres tipos de vino:

Los generosos (más secos)

  • Manzanilla (D.O Manzanilla de Sanlúcar de Barrameda)
  • Fino
  • Amontillado
  • Palo Cortado
  • Oloroso

Los generosos de licor

  • Pale Cream
  • Medium
  • Cream

Los dulces naturales

  • Moscatel
  • Pedro Ximénez

Hay para todos los gustos y con todos los precios (de hecho, puede que tengan una de las mejores relaciones calidad/precio del mundo). Si no los has probado aún, anímate. Empieza con una manzanilla (seca pero ligera) y sigue con el fino. Saltea con un Pedro Ximénez (terciopelo de pasas dulces) y, solo después, profundiza con los amontillados, los olorosos y hasta con el imperial Palo Cortado.  

Bodega La Mezquita.
.
Bodegas

Toda esta defensa de los vinos del Marco de Jerez viene a cuento porque esta semana se celebra la 8ª edición de la International Sherry Week. El evento reúne a miles de amantes del vino de Jerez en multitud de eventos en hogares, bares, restaurantes y tiendas de vino de más de 30 países.

Este año, la Sherry Week coincide con la Copa Jerez, una competición de maridaje de vino y comida. Tiene lugar este martes y miércoles (9 y 10 de noviembre) y contempla cómo dos de los mejores chefs y sumilleres internacionales maridan un menú de tres platos y vinos de Jerez con todo su talento.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento