Cómo conseguir que tus limones den más jugo: esto es lo que siempre tienes que hacer

Toma nota de cómo conseguir aprovechar al máximo estos cítricos, desde el juego hasta la cáscara. 
Llimones
Llimones
Carlota Pena / iStock
Llimones

Si nos ponemos a decir verdades, todas las recetas mejoran con una buena salsa o un buen aliño. Las ensaladas, la carne, el pescado... siempre se nos ocurre una manera de potenciar el sabor del plato con un aliño donde muchas veces menos es más. 

Ya sea para preparar una vinagreta o para elaborar una deliciosa  limonada que nos refresque en estas fechas, el limón es uno de esos ingredientes imprescindibles en nuestro frigorífico. 

Lo de exprimir -y nunca mejor dicho en este caso- los ingredientes de nuestras recetas es una manera de aprovecharlos al máximo, y más en los tiempos que corren. En el caso del limón, si lo que buscas es sacarle el zumo, también hay unos trucos que debes tener en cuenta para obtener la mayor cantidad de jugo de cada pieza. 

De la temperatura del limón a la manipulación

Además de darle a nuestras recetas ese sabor cítrico que tanto nos gusta encontrarnos, el limón no solo es el mejor aliado en la cocina, sino que las propiedades de esta fruta nos permiten blanquear ropa, quitar manchas de sudor, aclarar las manchas de la piel, limpiar las uñas, refrescar el aliento, suavizar los codos secos o tratar la caspa escamosa, entre muchas otras utilidades cotidianas de este fruto. 

Sea para lo que sea que queramos utilizar el jugo del limón podemos exprimirlo al máximo siguiendo dos sencillos pasos. 

Lo primero que debes hacer es mantener los limones a temperatura ambiente, y si los tienes guardados en el frigorífico, sacarlos un rato antes de manipularlos. 

Una vez que tengamos los limones atemperados, hazlos rodar bajo la palma de tu mano contra la encimera antes de exprimirlos. De esta manera conseguirás romper el tejido conectivo y las paredes de las células del zumo, permitiendo que el limón libere más líquido al exprimirlo. 

Cómo utilizar las sobras del limón

Además de por su jugo, del limón también podemos aprovechar la cáscara en algunas elaboraciones y disfrutar del aroma y el sabor de este cítrico. 

La cáscara se utiliza en la cocina para diferentes elaboraciones, como en el caso de la repostería. La piel del limón se puede rallar y añadir a los bizcochos o como elemento final en una mousse, por ejemplo.

Además de para aportar aroma y sabor con la ralladura, la cáscara también la podemos utilizar para infusionar. Se trata de hervir la piel en el agua para aprovechar todos los beneficios y propiedades que tiene la cáscara del limón y prepararnos un delicioso té. 

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las mejores novedades para disfrutar al máximo del placer de comer.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento