'Bruja Escarlata y Visión' 1x03: Esos hijos son el demonio

Tommy y Billy, los prematuros mellizos de Wanda y Visión, y Geraldine son la clave de TODO.
Fotograma del tercer episodio de 'Bruja Escarlata y Visión'
Fotograma del tercer episodio de 'Bruja Escarlata y Visión'

Nueva semana, nueva década de las sitcoms que redescubrir con Bruja Escarlata y Visión. El blanco y negro ha dado paso al color, los moldeados a las melenas lisas o afro, y los vestidos plisados a los pantalones campana y la ropa hippie. Aunque todavía se conserva esa inocencia propia de los años 50 y los 60, los 70 ya son otra historia: en este caso, son puro La tribu de los Brady, pero con más tensión marvelita que los anteriores episodios.

Vayamos paso a paso. Regresamos a una Westview en color, con una intro en la que Wanda (Elizabeth Olsen), más embarazada a cada segundo que pasa, y Visión (Paul Bettany) se preparan para recibir a su futuro hijo. Gracias a la visita del Dr. Nielson (Randy Oglesby), sabemos que, al comienzo del capítulo, la protagonista está de de cuatro meses (mención especial al ejemplo con frutas para que las mujeres entiendan mejor el crecimiento de su barriga), aunque en realidad lleva unas pocas horas embarazada. 

Visión, con patillas y melenita a lo Steve Jobs de joven, está especialmente preocupado por la gestación exprés de su mujer, así como por el comportamiento cada vez más extraños de sus adorables vecinos, que no deben enterarse del estado de Wanda. Herb (David Payton), sin ir más lejos, empieza a cargarse un muro con un cortasetos. 

Wanda, en su primer y único día de embarazo junto a Visión
Wanda, en su primer y único día de embarazo junto a Visión

La pareja protagonista aprende todo sobre el embarazo y la crianza (con Visión poniendo pañales en tiempo récord y Wanda redecorando el cuarto para su futuro bebé) a la vez que llegan las primeras patadas (seis meses de gestación), la discusión por el nombre (¿Billy o Tommy?) o las lecciones sobre cómo respirar durante el parto falso (tercer trimestre). Y todo esto en cuestión de minutos. Ahora también sabemos que las contracciones en una bruja pueden causar apagones en todo el vecindario.

En determinado momento, al preguntase Wanda sobre si los vecinos sospecharán que todos los percances que ocurren últimamente son cosa suya, Visión se da cuenta de que algo no encaja, de que algo está mal. Sin embargo, alguien rebobina ese instante de claridad, y todo vuelve a ser felicidad y 'adorabilidad' en boca de Visión. ¿Ha sido cosa de la propia Wanda?

Con la última gran contracción, Wanda rompe aguas, lo que para una bruja se traduce en lluvia torrencial en casa. Segundos después, toca anuncio/Easter Egg marvelita antes de seguir con la trama, esta vez sobre unos polvos de baño de Hydra, perfectos para desconectar de tus preocupaciones a remojo. Y ya es el segundo guiño a Hydra tras los relojes del episodio 2... ¿Es cosa nuestra, o esto empieza a parecerse mucho a Ubik y Un ojo en el cielo, de Philip K. Dick? Recordemos que la primera está llena de anuncios aparentemente sin importancia que resultan ser pistas sobre el gran giro de guion de la novela.

El secreto de Geraldine

Mientras Visión va en busca del doctor, a punto de marcharse de vacaciones a las Bermudas, Wanda recibe la inoportuna visita de Geraldine (Teyonah Parris, que, recordemos, en realidad interpreta a Monica Rambeau). Para colmo, la cigüeña que la brujita había pintado en la habitación del bebé ha cobrado vida. En una escena tan ridícula como hilarante, Wanda trata de ocultar su embarazo a su vecina entre abrigos, boles de fruta y contracciones cada vez más fuertes, a la vez que intenta ocultar al ave que le mordisquea los pantalones con estampado de peces.

Finalmente, se descubre el pastel (o, al menos, el embarazo) y Geraldine asiste a Wanda en un parto en el que la aspiradora, los cuadros y las lámparas cobran vida, enloquecidas. Cosas de brujas... Para cuando llega Visión con el doctor, la joven ya ha dado a luz a un bebé, Tommy. Y decimos uno porque, en realidad, está embarazada de mellizos. Billy no tarda en llegar. 

En los minutos posteriores al parto, Bruja Escarlata y Visión se vuelve puro Marvel. El androide acompaña al doctor a la salida ("Pueblos pequeños, tan difícil escapar", suelta este último) y se topa con Herb y Agnes (Kathryn Hahn), que lo advierten sobre Geraldine ("Es nueva. No tiene familia, ni marido, ni casa"). "Vino porque todos somos...", empieza a decir Herb, antes de que Anges lo detenga.

Geraldine con el símbolo de S.W.O.R.D.
Geraldine con el símbolo de S.W.O.R.D.

Dentro de la casa, Wanda, acompañada de Geraldine, se acuerda de su hermano mellizo Pietro y canta una canción sokoviana a los bebés. "Lo mató Ultrón, ¿verdad?", pregunta entonces la supuesta vecina, confirmando que sabe más de lo que parece. Aunque Geraldine trata de recular ante el recelo de Wanda, esta se fija en su colgante, con una espada. Ahí está otra vez el símbolo de S.W.O.R.D., agencia marvelita encargada de amenazas extraterrestres. 

Símbolo que la protagonista ya había visto en el helicóptero de juguete del episodio 2 (objetos fuera de contexto, algo muy presente en Ubik). "¿Quién eres?", pregunta Wanda, enfadada. Para cuando Visión vuelve a casa, Geraldine ya no está. La protagonista se ha deshecho de ella.

A medida que la imagen se ensancha y pasamos del formato 4:3 al 2.35:1, vemos cómo Geraldine es lanzada fuera de una especie de barrera invisible. Varias furgonetas y un helicóptero van en su busca al son de Daydream Believer, de The Monkees. Hay carpas que presuponemos son de S.W.O.R.D. alrededor del campo que oculta y ¿protege? Westview. 

Cosa de brujas (¿y del diablo?)

El tercer episodio de Bruja Escarlata y Visión ha dejado un reguero de pistas sobre lo que puede estar pasando en Westview. En primer lugar, Billy y Tommy, o más bien o Thomas y William, los mellizos de la pareja protagonista, sonarán a los lectores de Marvel por su relación con el diablo. Quienes se convertirán en un futuro en los héroes Wiccan y Speed son fragmentos del demoníaco Mefisto, tal y como la todopoderosa bruja Agatha Harkness(Agnes, ¿eres tú?) advierte a Wanda en los cómics.

En las viñetas, tras avisar a Bruja Escarlata del origen de sus hijos, Agatha borraba los recuerdos que esta tenía de los niños en un intento por aliviar su dolor, pero Wanda terminaba por perder la cabeza y acababa con Agatha. Es muy probable que la vecina metomentodo de Kathryn Hahn sea en realidad esta bruja marvelita, mentora de Wanda en los tebeos, teoría reforzada por la presencia de los pequeños en la serie.

Wanda y Visión con los pequeños Tommy y Billy
Wanda y Visión con los pequeños Tommy y Billy

A su vez, el nacimiento de los mellizos podría estar preparándonos para la llegada del ya mencionado Mefisto al MCU (aquel 666 que se coló en el anuncio de la tostadora de Industrias Stark en el piloto también sería una pista en esta dirección), pudiendo devenir en un futuro en el gran villano de la Fase 4. 

En cuanto a Bruja Escarlata y Visión, este último episodio también ha confirmado que Wanda ha podido crear esa idílica Westview (seguramente para aliviar su sufrimiento tras la muerte de Visión en Vengadores: Infinity War), probablemente con ayuda de Agatha. Eso sí, esta ciudad no está en la mente de la brujita; se trata de un lugar físico, a juzgar por la última escena del capítulo. 

Estaríamos hablando así de un espacio real (aunque tal vez creado por arte de magia) en el que Wanda se habría encerrado junto a Visión o Agatha Harkness, obligando así a agentes de S.W.O.R.D. como Monica Rambeau a infiltrarse entre ellos para acabar con la farsa. Todo apunta a que, en los próximos episodios, tendremos más pistas sobre este mundo real que observa desde una pantalla la sitcom creada por la protagonista. 

De momento, la serie sigue siendo un homenaje original, entretenidísimo y muy disfrutable a las comedias de situación, con unos apoteósicos Olsen y Bettany entregados al slapstick. Solo esperamos que la cruda realidad no acabe con la magia de esa Westview que bebe de lo mejor de la TV.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento