Logo del sitio

Veranos y recuerdos: Carla Simón, la cineasta española que ha triunfado en la Berlinale

La firmante de ‘Verano 1993’ acaba de consagrarse internacionalmente con el Oso de Oro.
Carla Simón y Laia Artigas rodando 'Verano 1993'
Carla Simón y Laia Artigas rodando 'Verano 1993'

“Este premio es para que quienes vienen detrás no duden de que pueden hacer cine”. Con estas palabras Carla Simón demostraba ser consciente del notable fenómeno internacional que ha acudido a protagonizar, integrado por varias cineastas imponiéndose en grandes certámenes de premios a lo largo del mundo. Tanto Venecia como San Sebastián en dos ocasiones (Chloé Zhao y Audrey Diwan frente a Alina Grigore y Dea Kulumbegashvili), Cannes (Julia Ducournau) y los mismísimos Oscar (la citada Zhao por Nomadland); ahora prolongando la racha a esta cineasta española ganando el Oso de Oro en la Berlinale. Todo gracias a su segundo largometraje, Alcarràs.

Mientras recogía el premio que le tendía M. Night Shyamalan, Simón no se contentaba con compartir la euforia por la afloración de directoras premiadas en los últimos tiempos, sino que también insistía en la historia tan personal que el jurado estaba premiando. Alcarràs toma el nombre de una localidad de 9.000 habitantes al oeste de Lleida, en la comarca de El Segriá: localidad que resulta ser la misma a la que se fue a vivir Simón a principios de los 90, luego de la muerte de sus padres. Ahí presenció el trabajo de los agricultores que protagonizan la triunfal película del Festival de Berlín, madurando desde entonces la idea de un proyecto que les homenajeara e indagara en su duro modo de vida.

Alcarràs ha sido una película terriblemente difícil de rodar. La combinación de actores profesionales y no profesionales, el reparto intergeneracional; todo se ha unido a las limitaciones que arroja la pandemia y a la necesidad de trabajar según los tiempos de cosecha. Es decir, mediando ese verano sobre el que no ha dejado de girar la filmografía de esta cineasta, cuyos orígenes y trabajo previo merece mucho la pena rastrear luego de esta histórica victoria.

La película 'Alcarràs', de la directora catalana Carla Simón, ha ganado el Oso de Oro que reconoce a la mejor película en el Festival de cine de Berlín (Alemania), la Berlinale.(Fuente: Europa Press /dpa/Youtube/twitter)

El verano en el que todo cambió

Carla Simón Pipó nació en Barcelona en 1986. Este apunte biográfico bastaría, de por sí, para adscribir su nombre a todo un movimiento que ha sacudido en los últimos años el cine español, como es el formado por directoras procedentes de la capital catalana y sus inmediaciones que han acostumbrado a debutar con trabajos autorreflexivos, de una honestidad desarmante. Más allá de la explosión que supuso Las amigas de Ágata en 2015 (proyecto colectivo de la Universidad Pompeu Fabra) cabría incluir en sus filas a Elena Martín, Belén Funes o Clara Roquet, ganadora del último Goya a Mejor dirección novel por Libertad.

El caso de Simón, si bien el elemento introspectivo es inexcusable, resulta algo distinto. Pues ella no se crio en Barcelona sino en el pequeño pueblo de Les Planes d’Hostoles, y con únicamente seis años de edad su vida dio un vuelco total. Sus padres murieron de SIDA, de forma que tuvo que irse a vivir con sus tíos y su prima al pueblo de Alcarràs. Fue en esta compañía con quien tuvo que asimilar el duelo (proceso muy documentado por su cine), paralelamente a presenciar de primera mano el trabajo de los labriegos de la zona. Sus tíos eran, en efecto, agricultores, y junto a sus abuelos maternos cultivaban melocotones y paraguayos. La experiencia vivida entonces determinaría la mirada de Simón, y fundirían por siempre en su imaginario infancia, duelo y agricultura.

En 2009 Simón se graduó en Comunicación Audiovisual por la Universidad Autónoma de Barcelona. Durante la carrera ya había tenido oportunidad de asistir a la prestigiosa Universidad de California, donde había rodado un par de cortos experimentales, y no tardó en encadenar su título con un Master en Televisión que le acabaría llevando a la London Film School. Fue en la capital británica, apenas un año después, donde Simón dirigió dos trabajos que ya anticipaban abiertamente las inquietudes que vertebrarían su carrera. Uno era un documental, y otro un cortometraje de ficción.

El documental Born Positive giraba en torno a un grupo de jóvenes londinenses enfermos de SIDA, y exhibía una preocupación por desestigmatizar la patología que se enraizaba, obvio, en la muerte de sus padres. Esta también subyacía a la historia narrada por Lipstick, un claro prólogo de Verano 1993. El corto narraba cómo dos niños debían interrumpir sus juegos bruscamente al intuir que algo le había pasado a su abuela. Y es que, aunque parecía dormida, pronto se abría paso en sus mentes la noción de que ya no estaba con ellos, forjando una primera aproximación a la muerte según quienes son demasiado jóvenes para aprehender del todo su gravedad. Justo lo que le había pasado a ella.

Fotograma de 'Lipstick'
Fotograma de 'Lipstick'

Regreso al hogar

Dos años después, Simón se apartó momentáneamente de estas obsesiones para sumergirse en una suerte de melodrama, de atmósfera equívoca y afluencia de silencios. Las pequeñas cosas, con una duración ya cercana al mediometraje, narraba la tensa historia entre una madre (Carmen Sansa) y una hija con enanismo (Ana Prada, luego aparecida en Verano 1993). El regreso de un hermano ausente al hogar servía de catalizador para un vínculo marcado por los reproches y la incomodidad de las relaciones adultas, que tanto habían fascinado a Simón desde su posición de testigo durante la infancia en Alcarràs.

Las pequeñas cosas había sido producido por la London Film School, y paralelamente a su producción Simón resolvió abordar de una vez la autobiografía, con el corto Llacunes. Este giraba en torno a su madre fallecida, Neus Pipó: a las cartas que había escrito cuando estaba viva y que ahora Simón releía, siendo su voz en off la conductora de un corto íntimo, que denotaba una resuelta falta de temor a la hora de examinar su propia vida y sus recuerdos. La cineasta ya estaba más que preparada, por tanto, para dirigir su debut al largometraje. Y Verano 1993 canalizó todos y cada uno de los hallazgos en los que había incurrido hasta la fecha.

Fotograma de 'Las pequeñas cosas'
Fotograma de 'Las pequeñas cosas'

Simón rodó Verano 1993 en La Garrocha, basando su guion en la experiencia que había vivido nada más llegar a Alcarràs, y en cómo habían sido sus interacciones iniciales con sus tíos y su prima. Estos tíos ahora aparecían en pantalla con los rostros de David Verdaguer y Bruna Cusí, mientras que su prima pasaba a llamarse Anna y la interpretaba Paula Robles. Carla saltó a la gran pantalla con el nombre de Frida y la efervescente interpretación de Laia Artigas, una feroz criatura cinematográfica que aceptaba sobre sus hombros la responsabilidad de atisbar la muerte y el duelo desde el atolondramiento de los seis años.

El idilio de Simón con la Berlinale comenzó aquí, pues Verano 1993 (rodada íntegramente en catalán) ganó el galardón a Mejor ópera prima exaequo con Becoming Who I Was de Chang-Yong Moon, así como el premio Generation Kplus. Poco después obtuvo la Biznaga de Oro en el Festival de Málaga, generando un entusiasmo en la industria que ya se intuía desde la escritura del guion, seleccionado por varios organismos. Una vez Verano 1993 se estrenó comercialmente el aplauso crítico fue unánime, celebrando la habilidad con la que Simón había fundido el costumbrismo con una agresividad dramática que estallaba en un desenlace donde, por fin, el personaje de Artigas apuntaba a haberlo entendido todo. O a empezar a entenderlo. 

En 2017 Verano 1993 fue preseleccionada para los Oscar junto a 1898: Los últimos de Filipinas y Abracadabra, y obtuvo 8 nominaciones a los Goya ganando tres: la obligada Mejor dirección novel, Mejor actor de reparto para Verdaguer y Mejor actriz revelación para Cusí. Cuando aún se palpaba en nuestro cine el entusiasmo por semejante ópera prima, Simón no perdió el tiempo y dirigió seguidamente a su consagración Después también, un corto que volvía a girar en torno al SIDA y que sería nominado en los premios Gaudí.

Del teatro al triunfo absoluto

Durante los años siguientes Simón no dejó de darle vueltas al siempre tan temido segundo largometraje, y en 2020 sobrevino la crisis del coronavirus. Como sabemos, la exhibición cinematográfica fue empujada a unas circunstancias inauditas de precariedad, al igual que lo fueron los circuitos teatrales. Precisamente en función a esta nació el proyecto de Escenario 0, espoleado por las actrices y productoras Bárbara Lennie e Irene Escolar, y Simón fue reclutada para dirigir uno de los segmentos que compondrían este formato, desarrollado por HBO Europa.

La idea de Escenario 0 consistía en tomar obras de teatro y, con la colaboración de los autores, darles un tratamiento puramente cinematográfico. Simón se encargó, por tanto, de poner en imágenes el libreto de Vania, escrito por Àlex Rigola. Como evidencia el título, se trataba de la actualización de una obra tan canónica como el Tío Vania de Anton Chéjov, nacido en 1899 y copiosamente representada desde entonces. El Vania de Simón y Rigola llevaba la historia a nuestros días, a uno de esos entornos campestres a los que es tan asidua la firmante de Verano 1993, y estaba encabezada por un reparto coral donde encontrábamos a Escolar junto a Luis Bermejo y Ariadna Gil.

Las circunstancias pandémicas no tardaron en originar un nuevo proyecto tras Escenario 0. El último, antes del triunfo de Alcarràs. Se trata de Correspondencia, corto donde Simón retomaba el andamiaje de Llacunes para realizar otro ejercicio de autoficción en compañía de la cineasta chilena Dominga Sotomayor (Mejor dirección en el Festival de Locarno por Tarde para morir joven). El intercambio de cartas y voces en off integran Corrrespondencia, una coproducción entre España y Chile, y es el antecesor directo de la victoria en la Berlinale. 

Una victoria a la que, con total certeza, seguirán muchas más.

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento