Logo del sitio

“Quizá no debería hacer más películas”: Tarantino se está planteando la jubilación

El firmante de ‘Érase una vez en Hollywood’ cree que la última obra de un director nunca suele ser buena.
Quentin Tarantino
Quentin Tarantino

¿Existe una maldición alrededor de la última película que dirige un director de éxito? Ese fue el tema del último episodio de Pure Cinema Podcast, al que invitaron a Quentin Tarantino. Pocos cineastas poseen en la actualidad una autoconsciencia tal en torno a su obra; conociendo la relevancia de su figura, el responsable de Pulp Fiction siempre ha tenido la idea de retirarse una vez firme diez películas, pero este plan podría haberse tambaleado tras la flamante recepción de Érase una vez en Hollywood, su trabajo número 9. Este film cosechó algunas de las mejores críticas de su carrera y le dio un Oscar a Brad Pitt, de modo que ahora a Tarantino le inquieta no poder acercarse a su calidad.

Durante este programa, el director defendió que las últimas películas de los directores clave en la historia del cine nunca están a la altura de grandes obras maestras. “La mayoría de los directores tienen unas últimas películas horribles”, defendía. “Por lo general, sus peores películas son las últimas. Es el caso de la mayoría de directores de la Edad de Oro que terminaron su carrera a finales de los 60 y los 70, y luego fue el caso de la mayoría de directores del Nuevo Hollywood que hicieron sus últimas películas a finales de los 80 o los 90”. Teniendo esto en cuenta, ¿por qué no dejarlo tras Érase una vez en Hollywood, ahora que tiene a crítica y público a sus pies?

“Quizá no debería hacer otra película porque sería feliz tirando el micrófono. Eso es lo frustrante… en el caso de muchos directores realmente excelentes, si hubieran terminado con la que fue su antepenúltima película… se desmontaría lo que digo. O, ya sabes, si Don Siegel hubiera terminado con Fuga de Alcatraz, oh, Dios… Qué carrera… realmente lo dijo todo ahí. Las otras dos fueron solo encargos”. Don Siegel, tras filmar este film con Clint Eastwood en 1979, rodó las comedias Golpe audaz y Blackjack, clausurando su carrera en 1982.

“No soy un gran admirador de este director, pero el hecho de que la última película de Arthur Penn sea Dos chiflados en apuros es una metáfora de lo malas que pueden ser las últimas películas de los directores del Nuevo Hollywood”, prosigue en relación a otra comedia mediocre que sirvió para culminar la trayectoria de un gran director. “Terminar tu carrera con una película decente es raro. Terminar con una buena película es algo milagroso”. El aclamado cineasta podría estar ante el final prematuro de su carrera, optando por una jubilación donde podría dedicarse a escribir y pasar tiempo con su familia.

“Quizá sea el momento del tercer acto de mi vida y de inclinarme más hacia lo literario, lo que sería bueno como nuevo padre y nuevo marido. No estaría cogiendo a mi familia y llevándola a Alemania o a Sri Lanka o adonde sea que tenga lugar la próxima historia. Puedo ser un poco más hogareño, convertirme en un hombre de letras”, aventura. Tarantino ya ha empezado de hecho a transitar esta senda, puesto que este 29 de junio publica su primera novela, Érase una vez en Hollywood, donde enriquecerá la historia de su película más reciente.

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento