Logo del sitio

'Las clases': la escuela como comunidad, lugar para pensar y espacio de valentía

Cineteca Madrid proyecta del 1 al 3 de diciembre este documental que recoge cómo fue la “vuelta al cole” tras el confinamiento.
Las clases
Las clases
Cinemanía

“Echo de menos la libertad para poder dejar a los niños que se expresen de forma espontánea”. Carmen Cacho es profesora de 5º de Primaria del zaragozano colegio público Ramiro Soláns, centro protagonista del documental Las clases. 

Escrito, dirigido y montado por Orencio Boix, se trata de un comprometido documento cuyo primer objetivo fue retratar la “vuelta al cole” de un centro el primer trimestre del curso 2021-2021, tras el confinamiento; y que terminó por convertirse en una invitación a la reflexión sobre la propia función de la escuela tanto dentro como fuera de ella. Entendida como comunidad, lugar para pensar y “espacio de valentía”; alumnado, profesorado, familias y pensadores comparten cómo se sienten, qué esperan e incluso qué deberían esperar de ella.

El resultado es una película, producida por Fundación Cotec, profundamente introspectiva, colectiva y, ante todo, optimista. Ver a una filósofa visitar un colegio, asistir a sesiones en las que la temática es aprender a pensar, docentes entregados en su misión aceptando su propia vulnerabilidad ante la situación y a los pequeños estudiantes planteándose preguntas; es un ejercicio que incita a mirar al futuro con esperanza y confianza en que podemos ir a mejor. 

Y no solo a nivel sanitario, sino como sociedad. No por conformarse en instaurarse en una irresponsable utopía, sino por ver cómo niños y niñas de tres, cuatro, diez y once años experimentan que, al menos, tienen “la capacidad de imaginar el futuro que quieren habitar”.

Las clases
Las clases
Cinemanía

Evidentemente esto no es un cuento de hadas. De hecho, el colegio que abre sus puertas en Las clases está situado en el barrio Oliver, de Zaragoza, uno de los más humildes de la ciudad. De ahí a que el metraje lo vertebren familias obreras de renta económica baja, que han sufrido – y sufren- especialmente las sangrantes consecuencias económicas de la pandemia. 

Esto también está presente en las llamadas a los hogares donde los pequeños no regresan al centro, la falta de acceso a las aplicaciones con las que seguir el curso desde casa, la incertidumbre y limitaciones de trabajadores en ERTE o directamente haber perdido el empleo.

“La mejor defensa de la escuela es una buena crítica a la escuela”

Además de las imágenes y entrevistas sobre lo que ocurre dentro del centro, la película cuenta con un contrapunto teórico que lideran los pensadores Marina Garcés y Carlos Magro. Ambos reflexionan sobre la función de la escuela, en especial la pública. Aunque en su primera aparición ‘choca’ su presencia porque no sabemos si pertenecen al profesorado del centro; en el desarrollo se acaba descubriendo quiénes son y llegan a ser entrevistados por Radio Ramiro, la emisora del colegio.

Las clases
Las clases
Cinemanía

Un espacio que brinda gran parte de los mejores momentos del documental, por cómo es utilizado para que los más pequeños piensen y planteen las preguntas. No porque en su vocación temprana sea el periodismo, sino como como medio para conseguir el fin de reflexionar y cuestionarse qué les interesa saber y busquen respuestas.

“La mejor defensa de la escuela es una buena crítica de la escuela”, comenta la filósofa Garcés, que al mismo tiempo echa la vista atrás para plantear: “Si no hay escuela, no hay igualdad social. Habiendo escuelas, ¿porqué no existían ya esta igualdad?”. Un argumento que en parte descorazona por cómo realmente tampoco podemos dejar que sea la escuela “sóla” la que se encargue de todo y solucione los problemas. De ahí a que quizás el punto desde el que hay que concebirla es desde lo que “puede aportar”; y no como sujeto con la responsabilidad absoluta.

Lejos de echar ‘balones fuera’, se incide igualmente en cómo “educar es tomar partido y la escuela tiene que estar tomando partido constantemente”. Y por ello se le exige “valentía”. Con la que plantear nuevo retos, adaptarse, innovar, continuar adelante y reivindicar la profunda importancia que tiene. “Hay que tomársela muy en serio”, defienden.

El audiovisual como recurso educativo

Las clases sigue la línea, aunque con niños en vez de adolescentes, del valiosísimo documental de Jonás Trueba Quién lo impide, en cuanto a dar voz y dejar que la cámara siga a sus pequeños protagonistas. Aquí se amplía a la labor de dos profesoras, que abrieron las puertas de sus aulas a unas cámaras y micrófonos, con los que el inicio de curso subió un peldaño más en la atípica escala de lo que se llamó ‘nueva normalidad’. La relación que se establece entre el aparato audiovisual y los estudiantes rezuma belleza, espontaneidad y curiosidad.

Las clases
Las clases
Cinemanía

Tras hacer una actividad con elementos de la naturaleza como palos, piñas y hojas de árboles dentro de la clase, uno de los chicos se queda mirando hacia arriba para tratar de alcanzar un objeto aún más alto. De pronto descubrimos que se trata del micrófono del que ha quedado observando.

Otro valioso instante es el ‘Taller para solucionar los títulos de crédito del documental’. Una misión que se convierte en un trabajo colaborativo con el que son invitados a exponer situaciones de desigualdad que hayan detectado en sus vidas o en el planeta. Aparecen pensamientos sobre por qué si los humanos llegamos después que los animales somos nosotros los que ostentamos todos los privilegios; se menciona la que tiene que ver con el machismo y también por qué el maquillaje es solo ‘cosa de chicas’.

Acostumbrados a ver micrófonos delante de figuras públicas, en su amplia mayoría adultas -que lamentablemente no siempre están a la altura-, posarlos delante de personas de entre tres y once años coloca al espectador en otra tesitura y posición. 

En gran parte, porque no frecuentan ser las “voces de autoridad” a las que escuchamos, y porque no suelen ser considerados como las opiniones relevantes. Por ello, dispuestos a entender la escuela como una comunidad, que esta escucha a los más pequeños traspase ahora la gran pantalla, es una apuesta potente, comprometida y necesaria.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento