'El día de la bestia' y Silvio Berlusconi: así parodió Álex de la Iglesia la influencia del empresario italiano en España

La odisea satánica de Santiago Segura y Álex Angulo no habría sido lo mismo sin la Telecinco de las 'Mamachicho'.
Pedro Almodóvar, productor de Acción mutante (1993), reculó cuando De la Iglesia le presentó su segundo proyecto: al manchego, dicen, el tema satánico le daba apuro. Para obtener el respaldo del magnate Andrés Vicente Gómez, el bilbaíno tuvo que suavizar su libreto sobre “un hombre normal [el cura Álex Angulo] haciendo cosas horribles”. Escena clave: José María (Santiago Segura) descolgándose por el anuncio de Schweppes de la Plaza de Callao (Madrid). Y. G.
Santiago Segura, Armando de Razza y Álex Angulo en 'El día de la bestia'
Cinemanía
Pedro Almodóvar, productor de Acción mutante (1993), reculó cuando De la Iglesia le presentó su segundo proyecto: al manchego, dicen, el tema satánico le daba apuro. Para obtener el respaldo del magnate Andrés Vicente Gómez, el bilbaíno tuvo que suavizar su libreto sobre “un hombre normal [el cura Álex Angulo] haciendo cosas horribles”. Escena clave: José María (Santiago Segura) descolgándose por el anuncio de Schweppes de la Plaza de Callao (Madrid). Y. G.

Decir que El día de la bestia marcó un antes y un después en el cine español no es exagerar. En 1995, el segundo largo de Álex de la Iglesia cayó como una bomba en nuestro panorama cinematográfico, arrastrando al público joven como ningún otro filme patrio a base de violencia, terror paranormal... y una sátira que se regodeaba en lo más bajo y lo más vil de nuestro país en aquel momento. 

Así, la odisea satánica de Álex Angulo y Santiago Segura no tenía reparos en mostrar Madrid como un agujero del infierno en el que se daban cita la decadencia más absoluta, el ultraderechismo rabioso y la 'cultura del pelotazo' representada por las Torres KIO. Asimismo, tiraba con bala hacia las vergüenzas de la cultura de masas. Unas vergüenzas en las cuales Silvio Berlusconi tuvo mucho que ver. 

Si bien uno puede tachar a 'Il Cavaliere' de figura mefistofélica, su influencia en El día de la bestia no tuvo nada que ver con pentáculos ni olor a azufre, sino al poder del empresario y político italiano en la TV De nuestro país. Un poder encarnado en el tercer protagonista de la cinta: aquel profesor Cavan al que interpretó el italiano Armando de Razza. 

La conexión Berlusconi de 'El día de la bestia'

En 1995, cuando El día de la bestia llegó a los cines, hacía solo un lustro que Telecinco había comenzado a emitir en nuestro país. Autodenominada "tu cadena amiga", era la versión española de Canale Cinque, una de las emisoras italianas propiedad de Berlusconi. Y, como su original en el país transalpino, se propuso conquistar a la audiencia a base de espectáculo, sin reparar en criterios de calidad o gusto. 

De esta manera, la naciente Telecinco importó a España fenómenos que ya habían arrasado entre el público italiano, como los cuerpos de baile ligeros de ropa (las Cacao Maravillao o la Mamachicho, irrumpiendo en el plató del programa Tutti Frutti con sus pegajosos estribillos). Del mismo origen fue el programa ¡Ay, qué calor!, adaptación ibérica del itálico Colpo Grosso que recompensaba las respuestas correctas del público despojando de prendas a sus 'Chicas Chin-chin'.

Además de estos hitos, la cadena inmortalizó a aquel Emilio Aragón hiperactivo que presentaba VIP Noche, así como a un Jesús Gil de lo más cetáceo que lucía barriga y acompañantes curvilíneas en Las noches de tal y tal. Eso sin olvidar su pasión por el cine italiano casposo (cómo olvidar a Alvaro Vitali interpretando a Jaimito) y el inmortal Telecupón de Carmen Sevilla, recordándonos que la ONCE también participaba en el capital de la emisora. 

Con estos mimbres, la emisora no tardó en ganarse los motes de "Teleteta" o "Tetacinco" gracias a esa muy discutible pasión por las anatomías femeninas y el entretenimiento de baja estofa. Algo que, combinado con una proliferación demencial de cortes publicitarios, convertía su visionado en una experiencia solo apta para aquellos dispuestos a poner el cerebro en off... o para los adictos a la cultura pop de derribo. 

Asimismo, no olvidemos que Telecinco también tuvo su programa dedicado a los enigmas (paranormales o no). Hablamos de Misterios sin resolver, presentado por aquel Julián Lago que también hizo historia de con La máquina de la verdad, cosechando hitos como la legendaria entrevista en la que Antonia dell'Atte echaba pestes de Ana Obregón y Alessandro Lecquio. 

Así pues, la 'cadena amiga' de Berlusconi era material de primera para que De la Iglesia le clavara sus afilados dardos en nombre del Mismísimo. Algo que pudimos comprobar en El día de la bestia gracias a ese reality paranormal presentado por Cavan, con el adecuado título de La zona oscura. Bombástico, populachero y elaborado con cuatro liras, el programa es una obvia tomadura de pelo... y, sin embargo, no tardamos en comprobar que triunfa a lo grande entre el público. 

Solo dos almas de cántaro como el padre Berriartúa (Angulo) y José María (Segura) se tomarían en serio semejante engendro. Y eso que el propio Cavan, capturado y torturado por los antihéroes tras el allanamiento de su piso de la Gran Vía, no para de insistirles en que todo lo que aparece en su espacio es un puro engañabobos. 

La sátira más evidente sobre Telecinco llega cuando, persuadido ya de la veracidad de las profecías satánicas, el profesor Cavan vuelve al estudio para emitir un mensaje destinado al padre Berriartúa. Ahí podemos ver que, al igual que el propio Cavan, los ejecutivos del estudio son todos italianos. Justo como Maurizio Carlotti, el director que reemplazó a Valerio Lazarov al frente de la cadena en 1993 (y despidió al 40% de la plantilla).

De esta manera, Álex de la Iglesia dejó un testimonio cinematográfico de la influencia audiovisual de Berlusconi en España antes de sus sucesivas metamorfosis: de la Telecinco mamachicha a la de Esta noche cruzamos el Mississippi, y de ahí a Gran Hermano, Crónicas Marcianas, Sálvame y Supervivientes. Un panorama sobre el cual, gracias al cineasta bilbaíno, siempre veremos recortarse la sombra de Satanás. 

¿Quieres recibir las mejores recomendaciones de cine y series todos los viernes en tu correo? Apúntate a nuestra Newsletter.

Redactor 'Cinemanía'

Estudió Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Sus textos se publican en la revista Cinemanía desde 2005. Ha sido miembro fundador de Canino, web dedicada a la cultura popular, y redactor en el diario ADN, además de colaborador en medios como Mondo Sonoro, Neo2 y On Madrid-El País.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento