'Desconocidos': las diferencias y similitudes entre el libro y la película protagonizada por Andrew Scott y Paul Mescal

Escrita por el japonés Taichi Yamada, la novela de 1987 ahondaba en una fantasmagórica historia de amor que ahora ha sido versionada por el cineasta Andrew Haigh ('Weekend', 'Looking').
Andrew Scott y Paul Mescal en 'Desconocidos' ('All of Us Strangers')
Andrew Scott y Paul Mescal en 'Desconocidos' ('All of Us Strangers')
Cinemanía
Andrew Scott y Paul Mescal en 'Desconocidos' ('All of Us Strangers')

Año 1987. El asistente de dirección y guionista de televisión japonés Taichi Yamada publicaba su primera novela, Strangers, alcanzando la atención de los lectores y ganando el Premio Yamamoto Shūgorō. A pesar de ser un éxito en el país del sol naciente, este libro no fue adaptado al inglés hasta el año 2004 y nunca llegó a ser traducido al español. La obra se transformó en un objeto de coleccionista, recayendo de esta forma en las manos del cineasta Andrew Haigh, quien decidía llevar su historia al cine a través de Desconocidos.

Entre edificios cuasi abandonados, fantasmas del pasado y una historia de amor más allá de lo terrenal, Andrew Scott y Paul Mescal se introducen en la piel de Adam y Harry en la adaptación creada por el director de joyas LGTBI como Weekend o Looking. Una revisión queer que conquistaba al público internacional y arrasaba en las nominaciones de premios como los BAFTA o los Gotham Awards, pese al ninguneo de los Oscar. 

En líneas generales, la trama de la película y del libro continúan el mismo arco argumental, pero también presentan numerosas diferencias: desde el cambio de ambientación, hasta la introducción de un romance gay. A partir de aquí, no sigas leyendo si quieres evitar spoilers sobre la película Desconocidos (All of us Strangers) y el libro Strangers

'Desconocidos': diferencias y similitudes entre el libro y la película
'Desconocidos': diferencias y similitudes entre el libro y la película
Cinemanía

De Japón a Inglaterra: cambios significativos

Partiendo de la base de que la historia original estaba ambientada en la ciudad de Tokio, mientras que la película de Haigh ahonda en los intríngulis del extrarradio de Londres, la trama comienza con cambios significativos respecto al material inicial. 

En el centro en el mismo escenario: un edificio con numerosas plantas en el que tan solo viven un par de personas debido a que está repleto de oficinas, en el libro, o es de nueva construcción, en el filme.

Desde este punto, todas las acciones transcurren en dos mundos totalmente diferentes, así como en dos épocas completamente ajenas. El libro de los años 80 cuenta su narrativa desde el pensamiento de la sociedad del país asiático de ese momento, mientras que Desconocidos juega precisamente con esa ambientación más cercana a nuestros días para luego contraponerla al pensamiento de los años 80 y su visión sobre la homosexualidad. 

'Desconocidos'
'Desconocidos'
Cinemanía

'Desconocidos' y su historia queer

Más allá de la época y la ambientación, el eje principal gira en torno a una historia de amor entre dos vecinos que se conocen en el mismo bloque, y en una regresión del protagonista a su pasado por la reaparición de los fantasmas de sus padres, fallecidos en un accidente de coche.

Asimismo, Desconocidos brilla en su maestría para reconstruir una historia narrada originalmente como un amor heterosexual. En la obra de Yamada, Harada es un cuarentón recién divorciado y deprimido, quien busca inspiración para su trabajo como guionista de televisión, y Kei es su vecina, una veinteañera en problemas. 

La nueva revisión en clave queer sustituye la historia de Harada y Kei por la de Adam (Andrew Scott) y Harry (Paul Mescal), así como los motivos de su conflicto interior y su lucha al mirar hacia el pasado.

De hecho, el protagonista de la novela tiene un hijo que supone una nueva capa de profundidad al abordar el reencuentro con sus progenitores. Un momento emotivo en el que él se ha convertido en el padre de un joven con el que mantiene una relación complicada. 

Jaime Bell y Claire Foy en 'Desconocidos'
Jaime Bell y Claire Foy en 'Desconocidos'
Cinemanía

Una historia de fantasmas muy diferente

Más psicodélica y onírica a través de una estética visualmente impactante, una labor brillante llevada a cabo por el director de fotografía Jamie Ramsay, la película consigue dar un vuelco completo a la historia fantasmagórica narrada en las páginas del libro. 

En la novela, Harada no puede mantener relaciones sexuales con Kei sin que esta se quite la camiseta debido a que, como se descubre en el desenlace, esta se había suicidado apuñalándose en el pecho y no quería que descubriera la verdad. De igual forma, el contacto con los espíritus afecta a nivel físico a Harada, ya que, aunque este es incapaz de ver la transformación en su cuerpo, el resto de personas sí que ve su aspecto cada vez más cadavérico. 

Esto también viene aupado por la presentación de personajes externos a la trama principal. En el libro, Harada tiene contacto con su exmujer, Akayo, su exproductor y nuevo novio de su expareja, Mamiya, y su hijo, Shigeki. De hecho, Mamiya es el que acaba revelando a Harada que su amada, Kei, es un fantasma. Todo después de que ya se haya despedido de sus padres. 

Por su parte, el filme juega más con la ambivalencia entre lo real y lo irreal a través de la fiebre, los sueños y las drogas, oscilando entre aquellos momentos en los que podemos pensar que el personaje está en sus cabales y los que podría estar soñando. Algo que Haigh lleva al extremo hasta el desenlace, donde Adam se abandona directamente a su destino.

Andrew Scott en 'Desconocidos'
Andrew Scott en 'Desconocidos'
Cinemanía

El fantasma vengativo y el otro desenlace 

Aunque el libro y la película comparten la misma historia —unos padres orgullosos de su hijo que vuelven al Más Allá para dejar de interceder negativamente en su vida—, el filme incluye una polémica salida del armario de Adam con su madre y un desenlace distinto.

En el libro, Kei se acaba revelando como un fantasma vengativo después de que Harada no accediera a abrirle la puerta la noche que se suicidó, debido a que sentía completamente sola. Un reflejo de la soledad que sí quedaría impreso tanto en Strangers como en Desconocidos

Mamiya era el encargado de hallar la verdad y trasladársela a su amigo, quien finalmente era consciente de que Kei era la que hacía que su cuerpo cada vez estuviera más apagado. La búsqueda de una venganza que se valía del amor que este iba profesándole. Un plan diabólico que se iba al garete cuando descubría el pastel, provocando que ella se marchara para siempre en una espectacular y sangrienta escena protagonizada por la herida de su pecho.

El libro concluye finalmente con la recuperación física y mental de Harada, quien, tras varias semanas en el hospital, viaja junto a Mamiya a Asakuso, la ciudad de sus padres. Allí descubre que todo lo que había visto no existía, pero al menos sabía que era verdad gracias al recuerdo de Mamiya. "Good-bye, Mom. Good-bye, Dad. Good-bye, Kei. Thank you so much", se despedía el protagonista encendiendo incienso y reconciliándose finalmente consigo mismo

Por su parte, en la película, Adam descubre que Harry lleva muerto desde el principio tras ver su cuerpo en la cama. Posteriormente, este calma a su compañero fantasma, quien había vivido ajeno a su fallecimiento, dedicándole palabras de apoyo que culminan en un final abierto en el que ambos se abrazan. Así, el plano se aleja progresivamente de la pareja, mostrándonos cómo Adam se abandona finalmente al amor.

Dos finales diferentes, pero que comparten el mismo espíritu sobre el reflejo de los sentimientos humanos, que han logrado que tanto la obra de Taichi Yamada como la de Andrew Haigh consigan remover algo en nuestro interior. 

Póster de 'Desconocidos'
Póster de 'Desconocidos'
Cinemanía

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento