Logo del sitio

Todos los rincones y secretos de la Ciudadela de Jaca y de sus ciervos

Vista aérea de la Ciudadela de Jaca, singular fortaleza de planta pentagonal.
Vista aérea de la Ciudadela de Jaca, singular fortaleza de planta pentagonal.
Getty Images/iStockphoto

Una manada formada por treinta ciervos vive feliz en el foso de la Ciudadela de Jaca. Contemplarlos, ver cómo corren y comen sobre la hierba es uno de los principales reclamos, aunque no el único, del que es uno de los monumentos más visitados de los Pirineos. La capital de la comarca de La Jacetania, en Huesca, destino invernal por excelencia dada la cercanía con las pistas de esquí de Astún y Candanchú, cuenta con un notable legado patrimonial, reflejo de sus más de dos mil años de historia. No tienen tantos los ciervos: llegaron en 1974 y, desde entonces, forman parte del paisaje.

Una manada formada por treinta ciervos vive feliz en el foso de la Ciudadela de Jaca, uno de los monumentos más visitados de los Pirineos

Un poco de historia

Situada en la margen izquierda del río Aragón, justo a la salida del valle de Canfranc, Jaca fue la capital del Reino de Aragón por elección del rey Sancho Ramírez, bajo cuya iniciativa comenzó a levantarse aquí mismo la que sería la primera catedral románica de nuestro país. Su naturaleza fronteriza moldeó su crecimiento como gran enclave defensivo durante varios siglos, dejando importantes muestras arquitectónicas, entre las que destaca la Ciudadela, singular fortaleza de planta pentagonal. Su construcción fue encomendada, a finales del siglo XVI, al ingeniero italiano Tiburcio Spannocchi, al servicio de Felipe II, dentro de un programa de defensa de la frontera aragonesa con Francia, cuyo punto principal sería precisamente este lugar, conocido también como Castillo de San Pedro.

Ciervos de la Ciudadela de Jaca, llegados en 1974 y que ya forman parte del paisaje.
Ciervos de la Ciudadela de Jaca, llegados en 1974 y que ya forman parte del recinto.
Getty Images/iStockphoto

La Ciudadela de Jaca es una de las fortalezas de la Edad Moderna más grandes de España y la única construcción de su género que se conserva completa en toda Europa. Mantiene todas y cada una de sus partes fundamentales: foso, patio de armas, baluartes, escarpas, cuarteles, polvorines, túneles… y una magnífica entrada a la que se accede mediante un puente levadizo que, en su día, se manejaba desde el interior mediante contrapesos y cadenas. Sobre la puerta se alza el escudo en piedra de la Casa de Austria.

La Ciudadela de Jaca es la única construcción de su género que se conserva completa en toda Europa

Soldaditos de plomo

Aún queda otro aliciente más: la Ciudadela alberga en su interior un curioso Museo de Miniaturas Militares, que explica la evolución de las armas, uniformes y tácticas de combate y la historia de los conflictos armados, desde la época de los faraones hasta los albores del siglo XXI y, sobre todo, el camino hacia la paz. Incluye una colección de más de 32.000 soldados de plomo y una maqueta, con más de 8.000 figuras pintadas a mano, que representa la batalla de Waterloo.

Ciudadela de Jaca, llamada hasta el siglo XIX Castillo de San Pedro.
Ciudadela de Jaca, llamada hasta el siglo XIX Castillo de San Pedro.
Getty Images/iStockphoto

Cómo visitar la Ciudadela

Para visitar la Ciudadela existen varias modalidades. La más sencilla, hacerlo a tu aire, en un recorrido que puede durar unas dos horas. Para conocer más curiosidades existen visitas guiadas de 45 minutos y también teatralizadas, a través de un sugerente espectáculo, La Memoria de Piedra, que nos lleva de viaje hasta el siglo XVI. Para quienes acudan con niños existen varias opciones: Ecociudadela, para ver de cerca a los ciervos; Animalandia, un escape room que se desarrolla en diferentes espacios de la fortaleza, y las Pequevisitas, rutas autoguiadas que proponen retos que hay que superar a través de preguntas y pistas. ¡Qué divertido!

Mostrar comentarios

Códigos Descuento