La isla de cemento abandonada en Japón donde se rodaron escenas de James Bond

Isla de Hasima, Japón
Isla de Hasima, Nagasaki
Wikimedia

A lo largo de toda su filmografía, el Agente 007 ha recorrido el mundo entero para salvarlo. La espectacularidad de sus localizaciones es innegable, y en ella destacan las playas paradisiacas y las grandes ciudades. Sin embargo, también se han filmado islas de todo tipo. 

Una de ellas es la misteriosa isla de Hasima, a tan solo 20 kilómetros de Nagasaki (Japón). En ella se rodó Skyfall (2012), la tercera entrega de la era Daniel Craig. Este era el refugio del villano Silva, interpretado por Javier Bardem

La isla de Hasima 

A la isla de Hasima se la conoce también con el sobrenombre de "isla fantasma", ya que desde los años 70 se encuentra totalmente despoblada. Además, su apariencia parece más propia de The Walking Dead, puesto que el estado de abandono en el que se encuentra es total. Sin embargo, esto le da un toque más misterioso que incita a descubrir lo que esconde. Además, para protegerla de los tifones, una muralla la rodea.

Tiene su origen en 1887, tras el descubrimiento de un gran mina de carbón situada a 200 metros de profundidad. Debido a esto, en 1890 la empresa Mitsubishi compró la isla y construyó una "ciudad" con todos los servicios necesarios para los trabajadores y sus familias. 

Hasima comprende una superficie de 400 metros de largo y 150 de ancho y llegó a ser uno de los puntos más fructíferos de Japón, convirtiéndose en una isla industrial en su totalidad. Sin embargo, durante la Segunda Guerra Mundial, la isla se transformó en un campo de trabajo donde las condiciones eran bastante malas. 

En este sentido, la falta de mano de obra japonesa hizo que los prisioneros fueran obligados a trabajar en la mina en unas circunstancias de explotación. Tanto es así, que alrededor de 1.300 personas perdieron la vida.

Isla de Hasima, Nagasaki
Isla de Hasima, Nagasaki
Getty Images/iStockphoto

La población

La isla llegó a albergar hasta 6.000 personas, siendo en los años 60 la ciudad con más densidad de población del mundo. A pesar de ello, el poder adquisitivo de los trabajadores era superior a la media, cosa que cambió tras la falta de demanda de carbón. Esto hizo que poco a poco los ingresos fueran cayendo, hasta su cierre total en 1974.

A día de hoy, el aspecto que ofrece es de un lugar en un estado completo de abandono en el que la naturaleza es la nueva dueña. Además, muchas de las casas guardan recuerdos de las familias que un día allí vivieron en forma de juguetes, ropa, muebles o fotografías. 

¿Cómo visitar la isla?

La isla fue reconocida en 2015 como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y se puede visitar. Para ello, se deberá coger un barco en el puerto de Nagasaki. Una vez allí, el recorrido de aproximadamente una hora para luego regresar a la ciudad japonesa. Además, su precio se encuentra entre los 40 € y los 50 €. 

Apúntate a la newsletter y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento