Logo del sitio

¿Por qué los drones rusos son un desastre tecnológico?

Se calcula que Ucrania ha capturado unos 53 drones de reconocimiento Orlan-10 rusos.
Se calcula que Ucrania ha capturado unos 53 drones de reconocimiento Orlan-10 rusos.
@UAWeapons vía Twitter

Varias publicaciones sobre la guerra entre Ucrania y Rusia aseguran que los drones rusos están cayendo en el territorio ucraniano sin que los adversarios tengan que hacer prácticamente nada. Según afirman, la razón de que estos dispositivos voladores sean un fracaso es la corrupción que existe dentro del ejército ruso.

El sitio web de Oryx se ha convertido en uno de los espacios independientes que verifica las pérdidas de ambos bandos en el conflicto bélico que se inició a finales de febrero. En una de sus publicaciones, informan que las tropas ucranianas han destruido o capturado un total de 53 drones de reconocimiento Orlan-10 del enemigo.

El medio de comunicación Forbes explica que estos vehículos voladores no tripulados son fundamentales para Rusia, puesto que sirven para localizar unidades ucranianas. No obstante, los drones son de bajo coste y eso implica que muchos de ellos fallen en pleno vuelo.

Los drones rusos más costosos son los que se usan como parte de su artillería, por lo que muchas veces se ven obligadas a actuar a ciegas a causa de los errores de los más baratos. Según Samuel Bendett, experto de drones rusos y consejero del Centro de Análisis Navales y el Centro de la Nueva Seguridad Americana, los dispositivos defectuosos llegan a representar hasta la mitad de todos los drones del ejército ruso.

Los problemas con Orlan-10

El modelo que utiliza Rusia para reconocer el terreno del adversario es Orlan-10, de tres metros de envergadura. Supuestamente, el aparato tiene un motor de explosión que le permite sobrevolar el campo de batalla durante 16 horas.

A pesar de su promesa de durar tantas horas, un vídeo del Ministerio de Defensa ucraniano demuestra que esto no es del todo posible. Según un blog llamado ‘DroneXL’, el Orlan-10 se parece más “a un avión de radiocontrol hecho en casa que un equipo de espionaje militar de alta tecnología”.

Su sensor es una cámara Canon EOS Rebel T6i de 2015, que en eBay se puede encontrar por unos pocos cientos de euros. Este dispositivo está pegado a un panel de los drones con velcros y un dial fijado con pegamento.

Por otro lado, el tapón del depósito de gasolina es un tapón de botella y la gran mayoría de componentes electrónicos están sujetos con cinta aislante. Esto hace que el dron sea menos seguro de lo que cabe esperar en un dispositivo pensado para la guerra.

Para derribar los Orlan-10, los ucranianos únicamente tienen que usar un arma de interferencia de radiofrecuencia comercial de bajo coste. Así, el ejército logra que los drones rusos pierdan el control y terminen estampándose contra el suelo.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento