Logo del sitio

Así usan la IA para crear rostros falsos de personas: "Los 'deepfakes' evolucionan a un ritmo vertiginoso"

El parpadeo, el color, el cuello o la calidad del audio pueden delatar una deepfake de algo real.
El parpadeo, el color, el cuello o la calidad del audio pueden delatar una deepfake de algo real.
Pixabay

Las deepfakes que significa ‘ultrafalso’ son vídeos, imágenes o audios retocadas mediante tecnología y que buscan representar algo que no es con distintos fines (el más común es la ciberestafa”. El término proviene del inglés y está formado por las palabras fake (falsificación) y deep learning (aprendizaje profundo).

Marc Rivero, Senior Security Researcher de Kaspersky, detalla para 20BITS que una deepfake “no deja de ser un engaño en el que se superpone un vídeo con un audio para simular que alguien está diciendo algo que en realidad no lo ha dicho” mediante inteligencia artificial. El experto distingue entre dos tipos de deepfakes comunes:

  • La deepface: se muestra el rostro de un individuo y se le añade un audio.
  • ​La deepvoice: solo se imita la voz de una persona.

El profesional de Kaspersky afirma que el origen de este tipo de tecnología se remonta a los años 70. No obstante, recalca que los avances tecnológicos han propiciado que la calidad de las deepfakes evolucione “a un ritmo vertiginoso”.

Ciberdelitos con deepfakes

Esta tecnología se puede usar para la suplantación de identidad que, en ocasiones, se puede usar para generar desinformación. El experto entrevistado por 20BITS señala ejemplos como “el discurso de Obama que el expresidente nunca dijo en favor de un mensaje” o el caso del presidente de Ucrania “en el que también pusieron en su boca palabras que él no había dicho”.

Otro uso que se hace de las deepfakes es para casos de sextorsión en los que los ciberdelincuentes crean imágenes sexualmente explícitas con la cara de las víctimas y piden dinero a cambio de no difundirlas. Además, los profesionales en seguridad informática recuerdan que hay veces en las que los atacantes se hacen pasar por los jefes mediante esta tecnología para que los trabajadores realicen transferencias bancarias o cedan datos de la empresa.

También ha habido casos de estafadores que se han hecho pasar por personas interesadas por puestos de trabajo y han hecho entrevistas laborales falsas.

¿Cómo detectar un deepfake?

Rivero explica que es complejo diferenciar un vídeo falso de uno real, sin embargo, recalca que existen tácticas para intentar hacerlo. El profesional detalla la importancia del parpadeo de quien está al otro lado de la pantalla: “Normalmente, las personas parpadeamos en una frecuencia concreta, dentro de unos intervalos, y un deepfake probablemente falle en esa parte”.

Además, el Senior Security Researcher apunta que las deepfakes suelen imitar muy bien los rostros, pero los cuellos permanecen inmóviles: “No hay un movimiento de nuez”.

El color, el vídeo, la calidad de la voz”, enumera el experto de Kaspersky como métodos para detectar una deepfake.

Se puede hacer un uso bueno de las deepfake

Según Rivero, el uso de esta tecnología no siempre tiene que estar ligado a la ciberdelincuencia. Por ejemplo, detalla el spot de Cruzcampo en el que revivían la imagen de Lola Flores para publicitar la bebida alcohólica.

“Lo que hicieron fue recoger un montón de imágenes, de discursos de la artista y con Inteligencia Artificial crearon el anuncio –informa Rivero-. Este sería un buen caso de uso de deepfake”.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento