El motivo por el que unas personas tienen peores resacas que otras

Dolor de cabeza, malestar estomacal, mareos o aturdimiento son algunos de los síntomas que provoca el consumo excesivo de alcohol.
Dolor de cabeza, malestar estomacal, mareos o aturdimiento son algunos de los síntomas que provoca el consumo excesivo de alcohol.
Michal Jarmoluk / Pixabay

Después de una noche de fiesta y de consumo de alcohol, hay personas que se levantan por la mañana tan frescas como una rosa, mientras que otras sufren unas espantosas resacas, pese a haber bebido cantidades análogas.

¿Cuál es el motivo por el que algunas personas lo pasan peor que otras? El diario The Sun recoge la opinión de la nutricionista Lara Hughes, que en primer lugar explica que el alcohol es un diurético y, por lo tanto, aumenta la frecuencia con la que orina, lo que lo convierte en un potente deshidratador.

Pero además de ello, Hughes dice que son los genes los que tienen parte de culpa por la frecuencia y la gravedad de la resaca. "Un estudio sobre casi 5.000 gemelos encontró una influencia genética del 40 al 45% sobre la frecuencia de la resaca y la resistencia a la resaca", dijo.

Además, la embriaguez es una forma de envenenamiento: "El hígado descompone el alcohol a través de la enzima alcohol deshidrogenasa en acetaldehído, un compuesto cancerígeno que se cree que es entre diez y 30 veces más tóxico que el propio alcohol", dice Hughes.

Luego, esto se metaboliza aún más en acético no tóxico, que es un líquido transparente e incoloro que, en algunas formas, puede ser dañino para los humanos. Algunas personas, explicó la nutricionista, sobre todo las de origen del este de Asia, tienen variaciones genéticas que aumentan el efecto que tiene el alcohol en ellos.

"Esto da como resultado una acumulación mucho mayor y una eliminación más lenta del compuesto tóxico, lo que lleva a un 'enrojecimiento' inmediato (en la población de Asia oriental, conocido como el 'resplandor asiático') y la colección de síntomas que todos conocemos bien: náuseas, vómitos, dolor de cabeza, irritabilidad, letargo, sofocos, sudoración, depresión..."

"Por supuesto, lo contrario también se aplica. Si conoce a alguien que aparentemente siempre 'esquiva la bala', podría significar que tiene un metabolismo menos eficiente del alcohol en acetaldehído, y una eliminación más rápida", dice Hughes.

Una de los principales síntomas es el dolor de cabeza, que según la nutricionista "pueden deberse a la acetona y al metanol, que se producen durante la fermentación. Son más altos en licores más oscuros (especialmente whisky y vino tinto) y menos en licores claros (ginebra, vodka), junto con sulfitos, todos los cuales empeoran los dolores de cabeza".

"La alcohol deshidrogenasa también es bastante ineficiente para metabolizar el metanol, por lo que es probable que permanezca en el cuerpo de todos modos, pero este es especialmente el caso de aquellos que son genéticamente lentos para depurar, lo que prolonga la temida resaca", dice la experta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento