Logo del sitio

¿Qué es el shock cardiogénico? Estos son sus síntomas, sus causas y su tratamiento

Infarto de miocardio.
Infarto de miocardio.
UNSPLASH

Los accidentes cardiovasculares son una de las principales causas de muerte en el mundo según la OMS y, sin embargo, es común no saber diferenciar los distintos tipos que hay ni las diferencias terminológicas.

¿Qué es el shock cardiogénico? ¿Cuáles son sus causas?

El shock cardíaco es una afección potencialmente mortal en la que el corazón, de forma repentina, no puede bombear la sangre suficiente para el correcto funcionamiento del organismo. Normalmente viene provocado por un ataque cardíaco grave.

En estos casos, la falta de oxígeno que da como consecuencia del ataque cardíaco daña el ventrículo izquierdo, que es la principal cavidad de bombeo del corazón, lo que debilita rápidamente el músculo hasta que sobreviene esta incapacidad de bombeo.

En instancias más raras es posible que se produzca un shock por daños en el ventrículo derecho, encargado de enviar la sangre a los pulmones; también, lo pueden provocar una miocarditis (inflamación del músculo cardíaco), una endocarditis (infección de las válvulas cardíacas y del interior del corazón) o una sobredosis medicamentosa o de sustancias.

¿Cuáles son sus síntomas?

Hay que tener en cuenta que, al darse normalmente a consecuencia de un ataque cardíaco, los síntomas de ambos eventos se pueden superponer. Concretamente, la sintomatología específica del shock incluye presión, inflamación o dolor opresivo en el centro del pecho; dolor que se extiende hacia el hombro, uno o ambos brazos o el cuello; falta de aire; sudoración, aturdimiento y náuseas.

Si hay sospechas de que se puede estar sufriendo un ataque cardíaco o un shock cardiogénico es vital buscar atención médica inmediata, ya que cada minuto que pasa disminuyen las posibilidades de supervivencia.

¿Cómo se trata?

La primera actuación de los médicos será el suministro de soporte vital de emergencia, normalmente a base de oxígeno adicional y plasma y líquidos por vía intravenosa.

Junto a ello, es habitual igualmente suministrar varios medicamentos con el objetivo de mejorar la capacidad de bombeo del corazón y evitar coágulos. Los tipos más empleados son los vasopresores, los cardiotónicos y los antiplaquetarios y otros anticoagulantes.

Finalmente, existen métodos quirúrgicos para reestablecer el flujo sanguíneo en el corazón (angioplastia, balones de contrapulsación y oxigenación por membrana extracorpórea) y, normalmente tras estabilizar al paciente, reparar los daños (bypass de la arteria coronaria, reparación de lesiones cardíacas, colocación de un dispositivo de asistencia ventricular o en los casos más graves un transplante completo de corazón).

Por su alta mortalidad, es especialmente importante tratar de prevenir los accidentes cardiovasculares (y, en consecuencia, la mayoría de los shocks cardiogénicos) adoptando hábitos como evitar el uso del tabaco, evitar el consumo de alcohol, mantener una dieta saludable, realizar ejercicio físico de forma frecuente y reducir el consumo de sal.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento