Logo del sitio

Dr. Bueno: "Las estrategias de reducción del daño ofrecen una alternativa al tabaco, pero lo que persiguen es dejar de fumar"

  • El Dr. Bueno ha participado en el evento Media attendance 5th Scientific Summit on Tobacco Harm Reduction.
  • "Hay que ver el tabaquismo como un elefante al que hay que ponerle piedrecitas en el camino para que camine más despacio y, así, conseguir al final pararlo".
Disponibles en Android e iOS.
Un joven rompe un cigarrillo.
©[HansMartinPaul] via Pixabay.com.

El día 22 de septiembre el doctor Fernando Fernández Bueno participó en el evento sobre las estrategias para la reducción del daño del tabaco, Media attendance 5th Scientific Summit on Tobacco Harm Reduction representando a España. Como portavoz de la Plataforma para la Reducción del Daño por Tabaquismo y siendo especialista en cirugía oncológica, además de profesor, su intervención arrojó mucha luz sobre este tema del que poco se habla en nuestro país. En esta entrevista que ha concedido a 20minutos conoceremos, de primera mano, cuáles son estas estrategias, cuál es el verdadero objetivo y la situación en la que nos encontramos.

El doctor Fernando Fernández Bueno es el portavoz de la Plataforma para la Reducción del Daño por Tabaquismo.
El doctor Fernando Fernández Bueno es el portavoz de la Plataforma para la Reducción del Daño por Tabaquismo.
Cedida

¿Cómo nos encontramos en España con relación al tabaco? ¿Han sido útiles los mensajes impresos en las cajetillas?La verdad es que tuvimos un impacto muy potente con la ley de la prohibición de fumar en bares y terrazas, pero desgraciadamente ya se ha quedado obsoleta y durante los últimos años no bajamos del 26-28% de media general de tabaquismo en España. En algunas comunidades autónomas, como Extremadura o Asturias, el porcentaje es peor, pues llega hasta el 41%. Por desgracia, los mensajes que han aparecido en las cajetillas no han tenido el efecto deseado y ahora en España hay 8 millones de fumadores. Esta es una cifra muy alta, son muchísimos.

El evento al que asistió trataba sobre los mecanismos para la reducción del daño por tabaquismo, ¿a qué nos estamos refiriendo?Las estrategias para la reducción del daño están orientadas a pacientes que han intentado dejar de fumar y no lo han conseguido, ya sea con terapia psicológica, dejándolo de golpe, apoyándose en fármacos, etc. También, están destinadas para aquellas personas que no quieren dejar de fumar de ninguna manera, que se niegan a hacerlo. Es más, aunque parezca una locura, también las embarazadas serían pacientes para la reducción del daño porque a ellas no les puedes dar medicación para que dejen de fumar. Para todos estos grupos existen los cigarrillos electrónicos, por ejemplo, entre otras opciones.

En España hay 8 millones de fumadores

Hay muchas personas que han optado por el vapeo en lugar de fumar, ¿es esta una alternativa adecuada?Vapear es una buena opción para conseguir el objetivo de dejar de fumar y, de hecho, está incluida dentro de las medidas que denominamos de reducción del daño. Un ejemplo muy simple es que tú puedes tomar coca-cola normal o coca-cola cero, al igual que una cerveza normal o una sin alcohol. El vapeo no lleva tabaco, sino un líquido que puede o no contener nicotina. Lo más interesante es que con esta alternativa se evita la combustión porque la nicotina que ingieres no te mata, lo que te mata es el humo del tabaco que tiene entre 4000 y 7000 carcinógenos. Así que, en cierta manera, los pacientes enganchados a la nicotina la consumen sin los efectos dañinos que produce el humo. Pero, que sea menos dañino no significa que sea saludable y esto debe quedar claro.

¿Cómo funcionan las estrategias de reducción del daño?Un ejemplo muy simple sería que tú le dices a un paciente “mire, usted va a seguir consumiendo la misma dosis de nicotina, que es lo que le tiene enganchado al tabaco, pero el humo no le va a matar. Pues, es el humo el que tiene consecuencias perniciosas para la salud”. Como los elementos para la reducción del daño no producen humo, sino un vapor, el daño es menor. Además, se irá, progresivamente, reduciendo la dosis de nicotina que es algo que permiten los dispositivos como el cigarrillo electrónico. Llegará un momento en el que, tras seis meses reduciendo la dosis y llegando a cero, fumar sea ya un sinsentido. Hay que ver el tabaquismo como un elefante al que hay que ponerle piedrecitas en el camino para que camine más despacio y, así, conseguir al final pararlo.

¿Cuántas personas han usado estas estrategias?Todavía hay pocas personas que utilizan estas alternativas al tabaco, aunque poco a poco vamos consiguiendo algún avance. El problema es que el Gobierno actual no apoya estas estrategias de reducción del daño y los mensajes que lanza en contra del tabaquismo son confusos y no están claros. Esto provoca que los fumadores piensen que es lo mismo vapear que fumar y, por tanto, eligen esto último, cuando hay evidencias científicas de que no es así. ¿Es malo? Sí, pero dentro de lo malo, es un cambio que puede ayudar a perseguir la eliminación de este hábito.

Hay que ver el tabaquismo como un elefante al que hay que ponerle piedrecitas en el camino para que camine más despacio y, así, conseguir al final pararlo.

¿El objetivo es ofrecer una alternativa o una vía para dejar de fumar?Lo ideal sería dejar de fumar y si estos productos están bien dirigidos por un profesional, pueden ser un recurso para conseguir que el paciente abandone este hábito. Es verdad que el consumo de los cigarrillos electrónicos es un 95% menos dañino que fumar tabaco. Algo similar ocurre con los productos de tabaco calentado cuyos carcinógenos están entre 200-300. Sin embargo, esto sigue sin ser algo bueno.

¿Hay suficiente evidencia científica sobre los productos alternativos al tabaco?Sí, en nuestra plataforma para la reducción del daño por tabaquismo ponemos a disposición de todo el mundo los estudios sobre cigarrillos electrónicos y más. Tenemos incluso un Libro Blanco con 130 referencias bibliográficas actualizadas del año 2021. Cada año, aumentan las evidencias, lo que hace que sean cada vez más sólidas.

¿Qué avances se han obtenido en otros países con respecto a la reducción del daño?Reino Unido es el país pionero en técnicas de reducción del daño. En 2015 implantaron los cigarrillos electrónicos y, desde entonces, han conseguido reducir su prevalencia y eso que era uno de los países donde más se fumaba en toda Europa. Asimismo, Islandia, por ejemplo, asumió medidas de reducción del riesgo poniendo un impuesto especial. Así consiguió que en 6 meses la gente dejara de fumar y se pasara al cigarrillo electrónico. Después, formó a los médicos y profesionales de la salud para conseguir que los pacientes fueran reduciendo la dosis de nicotina.

Llegará un momento en el que, tras seis meses reduciendo la dosis y llegando a cero, fumar sea ya un sinsentido.

¿Qué debería cambiar en España?En primer lugar, que se transmita una información fidedigna y contrastada. En segundo lugar, que se abran debates científicos para poder analizar diferentes opiniones y comprobar si las ideas se ajustan a la realidad o no. En tercer lugar, formación para nuestros profesionales de la salud, tanto médicos como especialistas, enfermeras... en definitiva, todos aquellos que se encargan de los programas de deshabituación. Pero, lo más importante es que si consigues todo eso e incluyes las estrategias de reducción del daño en el sistema de salud pública, esto sería estupendo.

¿Cuál es la función de la Plataforma para la Reducción del Daño por Tabaquismo?Nosotros tenemos una doble función. Desde la plataforma es informar al ciudadano, que es el que finalmente consume tabaco, y recomendar las estrategias de reducción del daño. Pero, también nos enfocamos en quienes nos legislan, pues son quienes deben tomar medidas. Intentamos que nuestros políticos se den cuenta de esto para que se logren implantar las estrategias para la reducción del daño en la salud pública. Que los profesionales tuvieran esta herramienta como una más dentro del arsenal terapéutico. Además, de esto, nos ocupamos de dar charlas, hacer webinars o participar en congresos como el de Media attendance 5th Scientific Summit on Tobacco Harm Reduction.

El Dr. Bueno en el evento Media Attendance 5th Scientific Summit on Tobacco Harm Reduction.
El Dr. Bueno en el evento Media Attendance 5th Scientific Summit on Tobacco Harm Reduction.
Cedida

¿Y cuáles son las expectativas a corto plazo sobre la reducción del daño?No son demasiado buenas, la verdad. Que el Gobierno actual se esté planteando dejar el consumo de marihuana abierto es un claro indicativo de que en cuestiones de salud no vamos tan bien como pensábamos. Existe como una mentalidad muy cerrada con respecto a las estrategias de reducción del daño y eso que hay evidencias al respecto. Pero, yo no me rindo. El congreso, reuniones... ayudan a darle visibilidad a este tema.

¿Qué les gustaría decirles a todas las personas que estén leyendo esta entrevista?Que el cigarrillo electrónico es una excelente opción para dejar de fumar porque es un 95% menos dañino que el tabaco de combustión. También, les recomendaría que consulten con sus profesionales de la salud las medidas disponibles para dejar de fumar y que, si tienen dudas, pueden visitar nuestra plataforma donde encontrarán información contrastada. El verdadero enemigo es el tabaco de combustión y yo, que me dedico a la oncología, cada día veo a pacientes con cáncer y me da mucha pena. Gracias a las estrategias de reducción del daño se pueden reducir los cánceres y enfermedades pulmonares derivadas de fumar. Cuando haces el cambio, acabas de ganar en salud pública. Bien dirigido y organizado por profesionales se podrían conseguir buenos resultados.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento