Logo del sitio

El detalle clave en tu retina que podría revelar el estado de salud de tu cerebro

Un ojo humano
Un ojo humano
UNSPLASH

El alzhéimer es una enfermedad cerebral caracterizada por un deterioro mental lento que puede pasar desapercibido durante décadas antes de que aparezcan los síntomas, pero los signos ocultos de la afección pueden aparecer mucho antes.

Una nueva investigación, recogida por Science Alert, sugiere que el adelgazamiento de la retina de una persona (el tejido sensible a la luz que recubre la parte posterior del ojo) en la mediana edad está relacionado con el rendimiento cognitivo en su vida temprana y adulta.

Si bien se necesita mucha más investigación, el equipo detrás de este nuevo estudio dice que los hallazgos algún día podrían allanar el camino hacia una simple prueba ocular que podría ayudar a predecir el riesgo de una persona de padecer afecciones como la enfermedad de Alzheimer, la forma más común de demencia.

"Dado que no hemos podido tratar el alzhéimer avanzado, y que la prevalencia global de la enfermedad está aumentando, es realmente importante poder identificar a las personas en la etapa preclínica, cuando aún podemos tener la oportunidad de intervenir", dice la investigadora Ashleigh Barrett-Young, de la Universidad de Otago, Nueva Zelanda.

Las personas con alzhéimer a menudo viven con discapacidades visuales que pueden contribuir a la confusión mental, la desorientación y el retraimiento social, todos síntomas que, junto con la pérdida de memoria, alteran la vida diaria de millones de personas que viven con la enfermedad en todo el mundo.

Sin embargo, esta no es la primera vez que los científicos sugieren que los ojos podrían ser una ventana al cerebro. Hace más de una década, los investigadores encontraron proteínas beta amiloides, el sello distintivo de la enfermedad de alzhéimer, en las retinas de las personas con la enfermedad, y los estudios posteriores de imágenes oculares revelaron que los pacientes de alzhéimer también tenían retinas más delgadas.

Un estudio de 2018 también encontró fuertes vínculos entre la enfermedad de alzhéimer y tres afecciones oculares comunes, como el glaucoma y la degeneración macular.

Un estudio de hace 50 años

En este nuevo estudio, los investigadores recopilaron datos del Estudio Dunedin de larga duración, que ha seguido la vida de más de 1.000 bebés nacidos a principios de la década de 1970 en un hospital de Nueva Zelanda desde su nacimiento.

Cinco décadas más tarde, Barrett-Young y sus colegas seleccionaron para su análisis un subgrupo de 865 adultos a los que se les habían realizado escáneres oculares a la edad de 45 años, junto con una batería de pruebas neuropsicológicas en la edad adulta y la primera infancia, como parte del experimento de Dunedin.

En los escaneos se midió el grosor de dos partes diferentes de la retina (capas de fibras nerviosas retinales y capas de células ganglionares).

El análisis mostró que los participantes en el estudio con capas retinianas más delgadas obtuvieron puntajes más bajos en las pruebas de rendimiento cognitivo, tanto como adultos como cuando eran niños.

Sin embargo, no se encontraron asociaciones entre el adelgazamiento de la retina y una disminución general en el rendimiento cognitivo (entre la niñez y la mediana edad) que podrían indicar que algo está pasando en el cerebro.

Si bien las capas más delgadas de fibras nerviosas de la retina a los 45 años se relacionaron con una disminución en la velocidad de procesamiento del cerebro desde la infancia, eso podría ser solo un signo de envejecimiento general y no necesariamente relacionado con la enfermedad de Alzheimer.

"Los hallazgos sugieren que el grosor de la retina podría ser un indicador de la salud general del cerebro", dice Barrett-Young, quien dirigió el estudio.

"Los hallazgos sugieren que el grosor de la retina podría ser un indicador de la salud general del cerebro"

Aún se desconoce si una prueba ocular para predecir una enfermedad tan compleja como el Alzheimer será posible. Sin embargo, una serie de estudios previos que incluyeron a personas con demencia, no solo a adultos sanos, han sugerido que el adelgazamiento de la retina puede preceder al deterioro cognitivo y al diagnóstico de demencia.

Pero este es un campo relativamente nuevo y los resultados han sido mixtos. Se necesita más investigación para separar el orden de los eventos, para ver si el adelgazamiento de la retina en realidad precede a la aparición de la enfermedad de Alzheimer, si los cambios son síntomas secundarios de la enfermedad o simplemente reflejan el envejecimiento u otros factores del estilo de vida. Todas son posibilidades reales.

A pesar de las probabilidades, los investigadores claramente piensan que vale la pena investigar el adelgazamiento de la retina como un biomarcador del cambio cognitivo, dado lo que se ha encontrado hasta ahora y la creciente carga de la enfermedad de Alzheimer.

Teniendo en cuenta que las pruebas oculares de rutina son menos costosas que las exploraciones por imágenes del cerebro que se usan comúnmente para investigar la salud del cerebro, serían una alternativa rentable para monitorear los cambios en la salud del cerebro a lo largo del tiempo, si los estudios futuros se acumulan.

"En el futuro estos hallazgos podrían resultar en que la inteligencia artificial se use para tomar una tomografía de coherencia óptica típica, realizada por un optometrista, y combinarla con otros datos de salud para determinar su riesgo probable de desarrollar alzhéimer", concluye Barrett-Young.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento