Consultorio de Psicología: "Mi hija, de 13 años, le da un uso al móvil constante y continuo, es como una obsesión"

Una adolescente consultando su móvil.
Una adolescente consultando su móvil.
CANVA

Ya puedes leer aquí la nueva entrega del consultorio de Psicología con el que 20minutos pretende ayudar a resolver las dudas y dificultades que puedan tener los lectores (con los amigos, la pareja, la familia, en el trabajo...).

Para plantear tu problema escribe un correo electrónico a consultoriopsicologia@20minutos.es. Aquí tienes las respuestas que ha dado a las cuestiones de esta semana nuestra experta, Mª Jesús Álava Reyes.

Porno a una edad tardía

PREGUNTA Estoy desorientado. He sorprendido a mi mujer viendo porno y me he quedado chafado. No somos dos jovenzuelos, tenemos ambos 49 años (y dos hijos de 13 y 15 años) y tenemos profundas convicciones religiosas, en las que no entra ni por asomo consumir esa basura (los dos la hemos considerado basura siempre, así de claro).

Entonces, no sé qué hacer, porque ahora mismo no me apetece ni hablarlo con ella. Ya no sé cómo interactuar, porque no hay forma de que charlemos de otra cosa sin que me venga el recuerdo de sus visitas a las páginas porno. ¿Cómo puedo normalizar la relación? ¿Y si sigue consumiendo? Gracias por su ayuda. Raúl.

RESPUESTA DE LA EXPERTA Lo peor es estar en esta situación actual y no hablarlo entre vosotros. No sabemos si tu mujer lo estaba viendo para saber lo que ven hoy los adolescentes o si realmente lo hacía para consumo propio.

En cualquier caso es un error que esa incomunicación se prolongue en el tiempo, y los mayores problemas de relación vienen de “interpretaciones erróneas”. ¡Cuidado con elaborar suposiciones que quizás están muy alejadas de la realidad!

En última instancia, si tu mujer realmente viese porno porque le apetece eso nos indicaría que es un tema que conviene que habléis con absoluta transparencia, para que no sea un tabú en vuestras relaciones ni se interponga como una losa entre vosotros.

¿Cómo abordarlo, cómo normalizar la relación? Diciéndole la verdad, pero haciéndolo con mucho tacto. Comentándole que te sientes desconcertado ante lo que has descubierto, pero que no quieres juzgar y que estás totalmente abierto a poder hablar este tema en profundidad.

Si tu mujer siente que no has hecho un juicio previo de valor y que, conociéndote, te estás esforzando por establecer una comunicación sincera sobre este tema, es probable que esta comunicación difícil se suavice y podáis llevarla a efecto como personas maduras que sois.

En definitiva, no juzgues, escucha y trata de entender cómo está emocionalmente tu mujer, y entre los dos, buscar la mejor opción de superar esta crisis.

Abatimiento en verano

PREGUNTA La llegada del buen tiempo, al contrario que a otra mucha gente, me produce una apatía y un nerviosismo inusuales. Estoy más cómodo en el tramo final del año y al comienzo del año que en pleno verano. 

Estoy irritable, irascible, y no sé cómo ponerle frento a este malestar. Mi mal humor lo pago con mi mujer y mi hija, que no tienen culpa de nada. Necesito su ayuda. Luis.

RESPUESTA DE LA EXPERTA A muchas personas les ocurre algo parecido a lo que tú estás experimentando Luis.

Es como si el calor bajase tu energía, te genera cansancio, desmotivación y malestar.

Pero ¡cuidado! Comentas que lo “pagas” fundamentalmente con tu mujer y con tu hija; curiosamente, no tanto con el resto de la gente. Si lo piensas, es como si te “permitieras” ponerte insoportable con ellas.

¿Cómo superarlo? Trabajando tu autocontrol emocional y enfocándote a la acción; es decir, no dejándote arrastrar por el cansancio o la desidia; por el contrario, programarás actividades (que habitualmente te resultan agradables) y te “empujarás” a realizarlas.

Lo habitual es que poco a poco rompas ese círculo pernicioso y consigas recuperar tus buenas emociones.

Dependencia del teléfono

PREGUNTA Le quería pedir su opinión sobre un problema que tengo con mi hija de 13 años. El uso que le da al móvil se ha vuelto cada vez más constante y continuo. Intenta responder inmediatamente a todo el que le escribe, no tiene ningún tipo de filtro para lo que es importante y lo que no.

También está empezando a obsesionarse con lo que sube a Instagram, pierde mucho tiempo con los contenidos que sube a las redes sociales. En total calculo que pasa ocho o nueve horas al día con el móvil en la mano.

He intentado hablar calmadamente sobre el tema con ella, pero no he conseguido nada. Lo que más me preocupa es que lo utilice por las noches, y le reste horas de sueño, lo que puede perjudicar a sus estudios.

Lo peor llegó hace unos días, cuando le encontré a altas horas de la madrugada con el móvil en la cama. Se lo retire y lo lleve al cajón de mi mesilla. Pero poco después cuando ella creía que yo estaba dormida, entró sigilosamente en mi habitación y cogió el móvil.

Yo no reaccione inmediatamente pero luego fui a su habitación, se lo quité otra vez, pero además lá dejé con en el culito al aire para que no se levantara otra vez. No sé si piensa que fui demasiado dura con ella, pero me preocupa mucho que el uso del móvil le perjudique en sus estudios y en su vida social real. Cristina.

RESPUESTA DE LA EXPERTA Lo que comenta es muy preocupante. Su hija tiene una auténtica adicción al móvil, ¡y lo tiene con 13 años! Ahora mismo es como si toda su vida girase en torno al móvil, que se ha convertido en la principal razón de su ser.

En efecto, es incapaz de controlar y distinguir lo importante de lo accesorio, pero el nivel de adicción y dependencia que presenta es muy alto.

En estos casos, no lo dude, necesitan inmediatamente ayuda profesional. En situaciones como la de su hija, los psicólogos empezamos a trabajar con los padres, para realizar una evaluación objetiva del caso, para darles pautas muy claras de cómo deben actuar.

Posteriormente, empezamos a trabajar con los adolescentes enganchados para empezar a darles estrategias que les permitan superar su adicción; pero ese trabajo lo hacemos siempre en paralelo con las orientaciones a los padres, pues su hija se rebelará, intentará mentir, hará trampas, se pondrá insoportable…, hasta que asuma que, como adultos, vamos a poner unos límites muy claros, que la “liberen” de la dependencia tan enfermiza que tiene.

No trivialicen en ningún momento la situación, es muy delicada la realidad que nos describe y su hija necesita inmediatamente ayuda psicológica.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento