Logo del sitio

Brackets: tipos y para qué sirve cada uno

El hallazgo de los brackets trasparentes también se debe a la NASA. Están hechos de un material llamado policristalino de alúmina trasparente (TPA), que fue desarrollado como elemento protector de las antenas infrarrojas en los rastreadores de misiles.
Existen brackets trasparentes.
Archivo
Patricia Palma Maldonado, Odontóloga

Patricia Palma Maldonado

  • Odontóloga y fundadora de P&P Clinic. Especializada en Cirugía, Implantes y Estética Dental.

Cuando pensamos en los brackets la primera imagen que le vienen a la mayoría de las personas a la cabeza son los metálicos convencionales. Sin embargo, estos aparatos creados para alinear la dentadura pueden ser de diferentes tipos según las necesidades de cada paciente. 

Incluso los hay invisibles para que el tratamiento, además de efectivo y cómodo, sea estéticamente agradable. Aunque todos tienen el mismo resultado final, varía la comodidad, la estética, el tiempo que pasa el paciente en tratamiento, o las fuerzas que inciden en el diente.

Brackets convencionales: metálicos, de zafiro, cerámicos...

Una chica con brackets
Una chica con brackets
Cedida

Los brackets convencionales son los que van unidos al arco con ligaduras o gomas que sujetan para ir reparando los dientes torcidos, sea por defecto de nacimiento, o porque ausencias de piezas dentales provocaron la torcedura. Pueden ser metálicos, de zafiro, cerámicos o de resina.

Los brackets metálicos son los que históricamente se han utilizado más ya que, aunque son menos estéticos, resultan muy resistentes y son los más fáciles de mantener a nivel higiene; además de ser los más económicos.

Si buscamos algo más estético los más resistentes son los de cristal de zafiro. Además, son los más discretos, ya que a través de ellos se puede ver el diente del paciente. Por otro lado, son los únicos brackets estéticos que permanecen prácticamente inalterables durante todo el tratamiento, ya que este material es mucho menos proclive a mancharse o ponerse amarillo con el paso del tiempo. Esto sí ocurre por ejemplo con los cerámicos o los de resina que, aunque también son muy estéticos y más económicos, son además menos resistentes.

Brackets autoligables, la última tecnología

Los brackets autoligables son la última tecnología dentro del mundo brackets. Tienen unos clips que permiten coger el arco sin necesidad de gomas ni ligaduras, por lo que estéticamente parece más pequeño. Además, esto permite que se produzcan fuerzas más ligeras en el diente, por lo que es también menos agresivo que el convencional. Otras ventajas de este tratamiento son que suele ser más corto y que es más fácil de limpiar.

La única desventaja de este aparato, si hay que buscarla, es que tiene una ranura metálica que lo hace ligeramente menos estético que los convencionales estéticos de zafiro, cerámica o resina.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento