Logo del sitio

Un fármaco para el alcoholismo podría ayudar a devolver la visión a los pacientes con ceguera progresiva

Abuso de alcohol, alcoholismo, beber, bebida
El disulfiram provoca una reacción desagradable al beber alcohol
B ROSEN/FLICKR - Archivo

El disulfiram es un fármaco conocido en la práctica médica como un potente disuasorio del consumo de alcohol en pacientes alcohólicos; un uso para el que se aprobó hace ya más de 70 años. Sin embargo, recientemente se le están encontrando otras propiedades útiles: por ejemplo, podría proteger los pulmones frente a la lesión pulmonar que causa la covid.

Igualmente, ahora un trabajo publicado en el medio especializado Science Advances ha concluido que también podría ayudar a pacientes con cegueras progresivas a recuperar la visión.

Resultados prometedores en ratones

Los científicos responsables partían del hecho demostrado de que, al morir las células sensibles a la luz (conos y bastones), se produce una sustancia llamada ácido retinoico. Esta sustancia provoca una hiperactividad en las células ganglionares retinianas, un tipo de neurona presente en la retina, que interfiere con la codificación y el envío de estímulos visuales.

Pues resulta que el disulfiram funciona inhibiendo una serie de enzimas, algunas de ellas implicadas en la habilidad del cuerpo para degradar el alcohol (esto provoca que, al beber alcohol, el paciente experimente una reacción adversa tremendamente desagradable que teóricamente le disuade de consumir la sustancia) y, también implicadas en la producción de ácido retinoico.

La teoría de los autores era que la inhibición de estas enzimas impediría la producción de ácido retinoico, lo que a su vez mejoraría la visión del paciente. Este principio se cumple en modelos animales (ratones) con ceguera progresiva, que mejoraban considerablemente su capacidad para reconocer imágenes en una pantalla.

En base a estos resultados, creen que el disulfiram podría ayudar a recuperar la visión a personas con enfermedades tales como la retinitis pigmentosa (un trastorno hereditario) y otras como la degeneración macular (que suele aparecer con la edad).

Por ello, planifican llevar a cabo un ensayo clínico sobre el uso de disulfiram en pacientes con retinitis pigmentosa, en colaboración con un equipo de oftalmólogos, para valorar la seguridad y la efectividad del fármaco.

Por sí mismo, es fácil ver que el disulfiram tendrá un importante problema: los importantísimos efectos adversos que provoca, especialmente si se consume junto al alcohol. Sin embargo, si se demuestra que funciona en humanos podría servir como puerta para desarrollar otros inhibidores del ácido retinoico que no interfieran con la metabolización del alcohol.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento