Logo del sitio

¿Qué es el 2C-B o 'pantera rosa', la droga con la que traficaba la banda desmantelada en Málaga y Madrid?

Muestras de 2-CB.
Muestras de 2-CB.
POLICÍA NACIONAL

En los últimos años las fuerzas de seguridad han venido incautando con cada vez más frecuencia una sustancia conocida como 2C-B, que parece ser que se está popularizando en ambientes de fiesta y especialmente entre los usuarios de drogas más pudientes. Concretamente, este miércoles se ha conocido que la Policía Nacional ha desmantelado una red que traficaba con ella en grandes cantidades en Madrid y Málaga.

Entre el éxtasis y el LSD

Aunque hasta ahora era una sustancia poco conocida en nuestro país, el 2C-B (también llamado 'tusibí', por su pronunciación en inglés; 'nexus', 'pantera rosa' o 'cocaína rosa') es en realidad una droga de diseño con cierto recorrido en el tiempo. Fue sintetizada por primera vez por el químico Alexander Shulgin en 1974. De hecho, el proyecto Energy Control, de la ONG Asociación Bienestar y Desarrollo, (que recoge muestras de sustancias que circulan en el mercado ilegal para analizarlas y documentarlas) lleva detectando su presencia en España desde al menos 2006, aunque normalmente en pastillas que se vendían como éxtasis (MDMA).

Cabe señalar que esta entidad afirma que la mayoría de las muestras analizadas de sustancias vendidas como 'tusibí' en realidad contenían ketamina, un potente disociativo peligroso para la salud pero de una naturaleza y riesgos muy diferentes a los del 2C-B.

El 2C-B es una feniletilamina (y por tanto es una sustancia emparentada con las anfetaminas), en forma de polvo o pastillas normalmente rosas (aunque también puede verse en tonos blancos o ligeramente amarillentos), de efectos psicodélicos que los usuarios describen como a medio camino entre el MDMA y el LSD; es decir, provoca alucinaciones, cierto grado de estimulación física, buen humor y una sensación aumentada de 'conexión o empatía con los demás' (entactogénesis). En el plano físico, sus efectos secundarios también son parecidos a los del MDMA (pupilas dilatadas o midriasis, hipertensión, taquicardia, aumento de la temperatura corporal, sudoración y tensión en la mandíbula) y, como ocurre con los alucinógenos, puede provocar ansiedad y pánico si el estado mental del consumidor no es el adecuado o si el entorno es estresante.

El 2C-B se consume por vía oral, en forma de pastillas o polvo, o nasal (esnifada).

Riesgos patentes pero poco estudiados

Las dosis varían ampliamente según los efectos deseados. En particular, la web de información sobre sustancias erowid.org las sitúa entre 2 y 5 miligramos para sentir los efectos ("dosis umbral") y 50 mg para una dosis fuerte. Sus efectos pueden tardar una o dos horas en sentirse, y posteriormente duran entre 4 y 8 horas, por lo que pueden transcurrir hasta 10 horas entre la ingesta y el cese completo de los efectos.

Sus riesgos son prácticamente desconocidos. Debido al estatus legal de la sustancia y a su comparativamente baja popularidad, no se han realizado apenas estudios sobre su potencial toxicidad, ni a corto ni a largo plazo, aunque Shulgin refiere un caso de dosificación de 100 mg que no presentó complicaciones. De hecho, no existe literatura médica sobre ninguna muerte por sobredosis de esta sustancia, lo que por otro lado, dada la situación legal, no significa que esté exenta de riesgo. Hay que tener en cuenta, por ejemplo, que si se han reportado casos de toxicidad importante en otras sustancias de la familia 2C, con daños neurológicos significativos.

Por otro lado, se han documentado distintas complicaciones al esnifar otras feniletaminas.

Además, se ha reportado que el consumo continuado produce un aumento en la tolerancia a la sustancia, lo que significa que el usuario necesita cada vez cantidades mayores de sustancia para experimentar los mismos efectos. La dependencia física se considera improbable (es rara en las drogas psicodélicas) pero no se descarta que pueda producirse dependencia psicológica.

Alexander Shulgin, químico y 'psiconauta'

Alexander Shulgin (1925-2014) era un químico y farmacéutico estadounidense de ascendencia rusa, conocido por sus trabajos en el área de la psicofarmacología y por su activismo político a favor del uso responsable de las sustancias psicotrópicas.

Precisamente, desde los años 70, Shulgin sintetizó para la agencia estadounidense encargada de la guerra contra la droga, la DEA, varios cientos de sustancias que probaba personalmente para posteriormente documentar la experiencia. Muchas de estas sustancias se utilizan hoy en día no como drogas recreativas, sino para investigar el comportamiento de los neurotransmisores y neuroreceptores en el cerebro humano. Además, Shulgin es el autor del método moderno de síntesis del MDMA, si bien no es el descubridor de esta sustancia (el MDMA fue descubierto en 1912 por Anton Köllisch), y es el principal responsable de su popularización.

Sus trabajos para la DEA se truncaron en la década de los 90, cuando publicó dos libros (PiHKAL y TiHKAL) en los que detallaba sus experiencias con un buen número de enteógenos (sustancias psicodélicas) e incluso daba instrucciones para su síntesis. El contenido molestó a la Agencia, que canceló su colaboración, registró sus laboratorios y le impuso cuantiosas sanciones económicas.

Posteriormente, Shulgin continuaría abogando por el uso responsable en entornos lúdicos y especialmente por la investigación farmacológica con estas sustancias hasta su muerte, dejando tras de sí un legado tan criticado como venerado tanto en la dimensión política de las sustancias que estudiaba como en la puramente científica.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento