Logo del sitio

Descubren por qué hacer ejercicio protege frente al riesgo de sufrir cáncer de colon

Un hombre mayor haciendo ejercicio, en una imagen de archivo.
La actividad física, aunque sea moderada, reduce el riesgo de padecer varios tipos de cáncer.
PEXELS

El cáncer es una enfermedad fuertemente ligada a determinados factores de riesgo en el estilo de vida, como el consumo de alcohol y tabaco, la nutrición o el ejercicio físico que se realiza habitualmente.

La relación entre la enfermedad y estos factores es compleja, y comprenderla mejor no sólo puede ayudar a concienciar a las personas para que cuiden en lo posible su salud sino que puede ofrecer la clave para encontrar estrategias preventivas y terapéuticas.

El organismo segrega más interleucina-6

Ahora, un equipo de científicos de la Universidad de Newcastle (Reino Unido) ha encontrado lo que parece ser la razón por la que el ejercicio físico habitual se relaciona con una menor incidencia de cáncer de colon.

Tal y como publican en el medio especializado International Journal of Cancer, parece ser que la actividad física, incluso la moderada, provoca que el cuerpo libere al torrente sanguíneo la proteína interleucina-6 (IL-6), una sustancia que cumple un importante papel en la reparación del daño genético como el que origina los tumores.

La investigación consiste en un estudio de caso de 16 sujetos de entre 50 y 80 años con factores de riesgo de cáncer de colon relacionados con el estilo de vida (sobrepeso, obesidad, sedentarismo...). A estas personas se les extrajeron muestras de sangre al comienzo del experimento y después se las hizo realizar una actividad física moderada (montar en bicicleta estática) durante 30 minutos seguidos. Al terminar, se les tomó una segunda muestra de sangre para comparar con la primera.

Para mayor certeza, en otro día se les tomaron también muestras de sangre separadas por el mismo intervalo de tiempo, en esta ocasión sin que hubiera actividad física de por medio.

Efecto significativo sobre células tumorales

El análisis de las muestras arrojó que, efectivamente, la concentración de interleucina-6 era mayor en las que se habían tomado después del ejercicio físico. 

No obstante, las comprobaciones no terminaron ahí. Los autores del trabajo, posteriormente, suministraron sangre de las distintas muestras a cultivos de células tumorales del colon y monitorizaron el crecimiento y los daños genéticos de las mismas.

Lo que encontraron es que, como esperaban, las muestras de sangre más altas en interleucina-6 inhibían el crecimiento tumoral y reducían la cantidad de daño genético que había en las células del cáncer.

La relevancia de la investigación radica, por una parte, en que arroja luz sobre un nuevo mecanismo por el que el ejercicio minimiza el riesgo de padecer cáncer de colon (que, además, no es dependiente de la pérdida de peso) y que aporta más evidencia sobre la eficacia de la interleucina-6 en la lucha contra este tipo de cáncer, sustentando la posibilidad de usos en forma de inmunoterapia para tratar los tumores intestinales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento