Logo del sitio

La planta que puede ser tan efectiva como el ibuprofeno para tratar fiebre, dolor e inflamación

Plantas de la selva de Samoa
Plantas de la selva de Samoa
©[prill de Getty Images] a través de Canva.com.
Se trata de un arbusto originario de las islas del Pacífico sur y estrechamente emparentado con el café que los habitantes de Samoa han utilizado durante milenios para tratar heridas e infecciones.
Wochit

La naturaleza, y más concretamente el reino botánico, ha sido desde tiempos inmemoriales la fuente de las medicinas empleadas en todo el mundo; incluso en la actualidad, seguimos empleando preparaciones de plantas conocidas desde la antigüedad.

Este es el caso de la planta matalafi (Psychotria insularum) , un arbusto originario de las islas del Pacífico sur y estrechamente emparentado con el café que los habitantes de Samoa han utilizado durante milenios para tratar heridas e infecciones. Ahora, un equipo de científicos, dirigido por la bioquímica samoana Seeseei Molimau-Samasoni, ha comprobado los mecanismos bioquímicos detrás de este uso.

Una planta con rutina

Así pues, tal y como detalla este equipo en una investigación publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS), todo se debe a la rutina, que en este caso no es la repetición de actividades día sí día también, sino una sustancia flavonoide presente en la planta. La rutina, también llamada rutósido, es un conocido antiinflamatorio y analgésico presente también en los cítricos, el ruibarbo y la planta del espárrago.

Para realizar la investigación, el equipo de Molimau-Samasoni colaboró con sanadores tradicionales para cosechar las hojas de la planta matalafi y elaborar un zumo triturándolas, que es como se ha empleado históricamente en el archipiélago del Pacífico.

Una vez realizado este proceso, ese zumo fue enviado a Aotearoa (Nueva Zelanda), donde se comparó su efecto sobre cultivos de células inmunes en un laboratorio con el efecto del ibuprofeno, medicamento de propiedades similares.

Aunque la bioquímica ha explicado que no tenía grandes esperanzas en esta planta, rodeada de supersticiones, los resultados arrojaron que la potencia de sus efectos era, de hecho, comparable a la del conocido medicamento.

Es más, los investigadores esperan a continuación estudiar posibles efectos de la planta en ciertas enfermedades como el cáncer, con un importante componente inflamatorio.

Una colaboración con sanadores tradicionales

El principal objetivo de este trabajo, así como de otros que llevan años realizándose en colaboración con sanadores tradicionales en Samoa y otros países de Polinesia, no es tanto encontrar un sustituto del ibuprofeno como demostrar según el método científico los mecanismos que operan tras la sabiduría tradicional de estos lugares.

El primer antecedente, en este sentido, fue un acuerdo alcanzado entre los sanadores e investigadores en 1989 a raíz del descubrimiento y la investigación de un potente retroviral con potencial contra el VIH (la prostratina, presente en la corteza del árbol mamala, también originario de Samoa). 

A raíz de este acuerdo, se han elaborado regulaciones internacionales con el objetivo de asegurar la protección de la propiedad intelectual de los pueblos indígenas frente a la biopiratería, garantizando que los beneficios derivados de su sabiduría ancestral repercutan en ellos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento