Cinco cosas que tal vez no sepas de la cavitación

Cavitación
Cavitación
Pixabay

La cavitación constituye un tratamiento estético que tiene como objetivo eliminar la grasa y la celulitis localizadas en ciertas partes del cuerpo, como glúteos, abdomen o muslos, para lo que se emplea una técnica de ultrasonidos de baja frecuencia.

Este método no consiste en una intervención quirúrgica y se realiza en centros y clínicas estéticas, pero se requiere hacer al paciente un examen médico previo, ya que está contraindicado en algunas ocasiones, tal y como explican desde Sanitas.

¿En qué consiste este método?

La cavitación utilizada ultrasonidos de baja frecuencia que se aplican directamente sobre la zona de la que se quiere eliminar la grasa, de tal modo que se rompen las membranas de los adipocitos, es decir, se acaba con la células adiposas desde el interior y, posteriormente, se elimina la grasa a través de la orina o del sistema linfático. 

Generalmente, se utiliza para eliminar la piel de naranja, la celulitis y el exceso de grasa, aunque el tratamiento también sirve para eliminar toxinas, evitar la retención de líquidos y mejorar la elasticidad de la piel, siendo estos los principales beneficios o ventajas de aplicarse este tratamiento. 

El tratamiento se puede aplicar en diferentes partes del cuerpo donde más grasa se acumula y donde se tiende a acumular celulitis o piel de naranja, como la zona interna y externa de los muslos, los glúteos o el abdomen.

Contraindicaciones de la cavitación

Como se ha indicado, este tratamiento requiere de un examen médico previo, ya que no está recomendadom según Sanitas, para:

  • Pacientes con marcapasos u otros dispositivos electrónicos implantados
  • Pacientes con hipercolesterolemia
  • Pacientes con hipertrigliceridemia
  • Con insuficiencia renal
  • Con insuficiencia hepática
  • Mujeres embarazadas
  • Mujeres en periodo de lactancia

¿Es efectiva la cavitación? ¿Cuántas sesiones se necesitan?

Desde el conocido centro de estética Carmen Navarro, explican que los resultados del tratamiento se notan desde la primera sesión, pero apuntan a que hay que realizarse entre 6 y 12 sesiones, dos sesiones por semana, que duran 70 minutos. 

Desde otras clínicas estéticas informan de que las sesiones tienen una duración de entre 20 y 40 minutos y también apuntan a que hay que realizarse entre 6 y 12 sesiones, lo que dependerá de las necesidades de cada paciente, aunque se explica que se realizaría una por semana. 

Por último, desde Sanitas también comunican que se necesitan 12 sesiones de unos 40 minutos para que los resultados sean apreciables, con un intervalo de tres días entre cada una de ellas. Además, después de cada una se deberán realizar técnicas de drenaje.

Consejos para antes y después de la cavitación

Además, se recomienda seguir una serie de consejos para llevar a cabo antes del tratamiento y después de realizarse la cavitación, uno de los puntos que más dudas produce en los pacientes que van a someterse a este método reductor y que aclaran desde el Centro Médico Estético Dr. Bline.

De este modo, aseguran que es aconsejable que, para conseguir unos mejores resultados, el paciente beba abundante agua (1,5 litros) y realice una dieta hipocalórica (baja en calorías), practicando ejercicio suave entre sesión y sesión.

Igualmente, después de la sesión es recomendable realizarse técnicas de drenaje, como masajes o presoterapia, para facilitar la eliminación de la grasa, teniendo en cuenta que todas las técnicas deben ser realizadas por profesionales especialistas en medicina estética.

Precios de la cavitación

El precio por sesión puede variar dependiendo del centro de estética en el que se consulte, pero la mayoría de ellos rondan entre los 30 y los 60 euros por sesión. 

Igualmente, se pueden encontrar bonos de varias sesiones. La mayoría de ellos incluyen 6 sesiones, que son las mínimas recomendadas, y que pueden costar entre 150 y 200 euros. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento