Cómo detectar los síntomas de los coágulos de sangre y qué hacer al respecto

Los coágulos de sangre son un efecto secundario extremadamente raro de la vacuna de AstraZeneca, según la Agencia Europea del Medicamento.
Los coágulos de sangre son un efecto secundario extremadamente raro de la vacuna de AstraZeneca, según la Agencia Europea del Medicamento.
GTRESONLINE

Esta semana, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) confirmaba los casos inusuales de coagulación sanguínea como un efecto secundario "muy raro" de la vacuna de AstraZeneca contra el coronavirus. Sin embargo, los expertos de la EMA no han podido identificar un factor de riesgo definido para estos casos de coágulos, como la edad, el sexo o un historial médico previo, aunque han dado como "explicación plausible" una respuesta inmune a la vacuna en algunas personas.

Pese a ello, la EMA apuntó que los beneficios de esta vacuna siguen estando por encima del riesgo de sus efectos secundarios, de ahí que el comité de seguridad de la agencia europea considerase importante conocer los síntomas de un posible coágulo.

Según explican en un artículo publicado en Business Insider, los coágulos de sangre se producen cuando la sangre se espesa y forma una masa semisólida. En el caso de una lesión puede ser una respuesta útil para detener el sangrado, pero estas obstrucciones pueden causar problemas si cortan el flujo sanguíneo a un área vital, aseguran. Aquellos coágulos que se forman en las venas o arterias se denominan trombos, agregan desde la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Estos coágulos pueden causar obstrucciones en las piernas, abdomen y pulmones. En el caso de los asociados a la vacuna de AstraZeneca, han ocurrido en las venas del cerebro de las personas, lo que se conoce como trombosis venosa cerebral (TSVC) y pueden provocar accidentes cerebrovasculares, convulsiones e incluso la muerte.

Hasta ahora, la mayoría de los casos notificados de trombosis en personas vacunadas con AstraZeneca han ocurrido en mujeres menores de 60 años dentro de los 15 días posteriores a la vacunación.

Los signos de los coágulos sanguíneos pueden reflejarse en síntomas como la dificultad de respirar, dolor de pecho, hinchazón en la pierna, dolor abdominal persistente, visión borrosa, dolores de cabeza fuertes, o petequias (pequeños manchas de sangre debajo de la piel) más allá del lugar de la inyección.

Algunos síntomas leves, como el dolor en el lugar de la inyección u otros dolores corporales, son comunes en los dos o tres días posteriores a la vacuna. 

Sin embargo, tal y como apunta la OMS en un reciente comunicado del pasado 7 de abril, si se experimentan síntomas graves o persistentes alrededor de cuatro a 20 días después de la vacunación, "debe buscar atención médica urgente", indican.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento