Logo del sitio

El párpado palpitante y otros signos de estrés que tu cuerpo te envía para que pares

  • La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera al estrés crónico como una epidemia global.
El estrés ocular provoca cansancio de ojos, picor, sequedad o dolor de cabeza, entre otras molestias.
La palpitación del párpado es un síntoma de estrés.
Freepik

El ritmo de vida de las sociedades occidentales es desde hace décadas demasiado intenso para algunas personas. Si a esto le sumamos preocupaciones diarias o circunstancias extraordinarias como la pandemia del coronavirus, el estrés se puede disparar. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera al estrés crónico como una epidemia global. El cuerpo humano tiene su propio sistema para avisarnos de que hay que parar.

La BBC ha recogido en un reportaje cinco síntomas físicos que nos dicen que el estrés que sufrimos está alcanzando niveles que nos deberían empujar a, al menos, prestar atención a nuestro ritmo de vida.

Palpitación del párpado

Es un síntoma muy habitual. Se produce cuando uno de los párpados empieza a manifestar pequeños espasmos involuntarios, también conocidos como mioquimias. Estas palpitaciones pueden revelar tensión, ansiedad, cansancio y falta de sueño, y pueden durar de horas a incluso días.

Eccema

Por eccema se entienden aquellos trastornos provocados por la inflamación de las capas superiores de la piel que causa picor, irritación y en ocasiones excoriación. Está muy relacionado con el estrés desde que estamos en el vientre materno: en el útero, el sistema nervioso central y el de la piel provienen de la misma parte, del ectodermo.

Trismus dental

Se conoce como trismus dental aquellas contracciones involuntarias de los músculos que usamos para masticar, lo que implica dificultad para abrir la boca. Aunque se suele presentar de forma leve, a veces los casos son tan graves que el paciente no puede hablar o comer debido a la imposibilidad de separar los dientes.

Bruxismo

El bruxismo es el hábito involuntario de apretar la mandíbula fuertemente, o de frotar, deslizar y rechinar los dientes entre sí. Puede ocurrir mientras duermes pero también cuando estás estresado o concentrado. Su principal peligro es que puede producir lesiones dentales permanentes y dolores de cabeza.

Vista nublada

A veces, cuando estamos demasiado estresados, se nos nubla la vista. Estos episodios pasajeros están relacionadas con los cambios en los niveles de azúcar en sangre y el aumento de la tensión arterial debido precisamente al estrés.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento