Varios documentos desclasificados desvelan que China manejó de forma caótica el inicio de la crisis de la COVID

Un hombre con mascarilla por el coronavirus, en el barrio de Hutong, en Pekín (China).
Un hombre con mascarilla por el coronavirus, en el barrio de Hutong, en Pekín (China).
ROMAN PILIPEY / EFE

Un análisis de los documentos internos de sus autoridades sanitarias ha revelado que China manejó de una forma caótica su situación sanitaria frente a los inicios de la Covid-19, con datos más optimistas de los que presentaba la pandemia y con un diagnóstico tardío a los pacientes positivos, según la CNN.

Estas son algunas de las conclusiones obtenidas por el medio norteamericano tras un examen total de estas 117 páginas procedentes del Centro Provincial de Control y Prevención de Enfermedades de Hubei.

Al parecer, China tardó un promedio de 23 días en diagnosticar a los pacientes confirmados y los errores en las pruebas significaron que la mayoría de los pacientes recibió resultados negativos hasta el 10 de enero. Primeras actuaciones sobre el coronavirus que se vieron obstaculizadas por la falta de fondos y de personal, así como la compleja burocracia que complicó el sistema de alerta temprana.

Del mismo modo se produjo un gran brote de influenza a principios de diciembre en la provincia de Hubei, que no fue revelado anteriormente.

"Es el 10 de febrero en Pekín y el presidente (chino) Xi Jinping, quien durante semanas no ha sido visto en público, se dirige al personal del hospital en la ciudad de Wuhan mientras luchan por contener la propagación de un nuevo coronavirus, aún sin nombre oficial", asegura la cadena.

Xi "expresó sus condolencias a quienes murieron en el brote. Instó a una mayor comunicación pública, ya que en todo el mundo aumentaban las preocupaciones sobre la posible amenaza que representa la nueva enfermedad", prosigue.

Ese mismo día, las autoridades chinas informaron de la existencia de 2.478 nuevos casos confirmados, lo que elevaba el número total mundial a más de 40.000, tan solo ocurriendo menos de 400 fuera de China continental.

La CNN, así, asegura que con esta investigación "puede revelar cómo los documentos oficiales que circularon internamente muestran que esto era solo una parte de la imagen" que el país quería ofrecer.

Y es que en un informe marcado como "documento interno confidencial", las autoridades sanitarias de la provincia de Hubei, donde se detectó el virus por primera vez, enumeran un total de 5.918 nuevos casos detectados el 10 de febrero, más del doble de la cifra oficial de casos confirmados. Un dato mucho mayor que la cifra oficial de positivos.

El Gobierno chino ha rechazado rotundamente acusaciones de Estados Unidos y de otros gobiernos occidentales de que ocultó deliberadamente información relacionada con el virus. Pero la cadena asegura que, aunque los documentos no ofrecen evidencias de un intento deliberado de ocultar los hallazgos, sí revelan numerosas inconsistencias sobre lo que las autoridades creían que estaba sucediendo y lo que se reveló públicamente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento