Comienza el periodo de alergias y sus síntomas pueden afectar a la conducción

Una mujer con síntomas de alergia, en una imagen de archivo.
La alergia puede afectar seriamente a la capacidad de conducción.
GTRES

Con la llegada de la primavera y el buen tiempo llegan también factores que pueden alterar nuestra conducción, como son el polen, el polvo de las gramíneas, los olivos… En resumen, ya están aquí las temidas alergias que causan estragos en uno de cada cuatro españoles. Alrededor del 20% de la población la sufre al polen.

Uno de los aspectos más peligrosos de las alergias es que afectan enormemente a las facultades físicas que son indispensables para conducir con seguridad. Por ello, es importante detectar los síntomas, acudir al médico y controlar la medicación recetada (ya que también puede influir) e incluso dejar de conducir mientras dure el periodo alérgico.

Los síntomas más habituales son picor u escozor de ojos, picor en la piel, congestión y destilación nasal y estornudos. Tener una crisis de estos últimos al volante puede provocar accidentes de tráfico con graves consecuencias, ya que estar durante al menos 5 segundos estornudando, si se conduce a una velocidad de 90 km/h, conlleva recorrer 125 metros sin haber prestado atención a la carretera. 

Los cuatro consejos de la DGT para aumentar la seguridad al volante durante los meses de alergias son:

- No automedicarse. 

- Usar gafas de sol para proteger los ojos.

- Limpiar el interior del coche y los filtros del aire.

- No ingerir bebidas alcohólicas, ya que potencian los efectos adversos de la medicación.

También es muy aconsejable programar los viajes y consultar habitualmente el calendario de las diferentes alergias que llegan con cada temporada, así como controlar los registros de los niveles de pólenes u otros alérgenos y las alertas asociadas a ellos antes de conducir.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento