Ahora que tienes tiempo... aprende a hacer vermut casero

  • Hacer vermut es fácil y sólo requiere un poco de tiempo: un mes hasta que listo.
Vermut.
Un vermú, el perfecto aperitivo.
ARCHIVO

El vermú o vermut no es otra cosa que un vino macerado en hierbas. Básicamente se elabora con vino blanco, ajenjo, alguna otra sustancia amarga y un punto de hierbas que le den su toque personal.

Más allá de la típica botella de Martini, el vermut ha estado ausente durante años de casi todas las barras de bar españolas (salvo, por ejemplo, el caso de Madrid, donde ha seguido existiendo el vermú de grifo). Pero hace unos diez años el vermut volvió y hoy está de moda.

En la actualidad, en el mercado español hay muchas marcas, algunas artesanas, otras más clásicas, como las que se elaboran Reus, que es la capital histórica del vermú español. Pero hacer vermut en casa es fácil y divertido. Sólo es cuestión de tiempo... y ahora nos sobra.

Desde La hora del vermut nos dan una clase rápida para aprender a hacer vermut casero. Pero recuerda, puesto que hablamos de un vino macerado en hierbas y frutas, para su resultado final hay que esperar al menos un mes.

Para la elaboración de nuestro vermut necesitamos:

- 1 L de vino blanco.
- 1/2 cucharada sopera de ajenjo, una hierba que es la base de cualquier vermut. Si no queremos que sea tan amargo, podemos reducir a 1/3 de cucharada sopera.
- 1/2 barrita de canela.
- Una cáscara de un limón y una de naranja.
- 1/2 cucharada de manzanilla, cardamomo, cilantro, bayas de enebro, flor de saúco o genciana (Estas son algunas de las hierbas más habituales, pero aquí podemos aportar nuestro toque personal con las hierbas de nuestra elección).
- Azúcar
- Una malla

Y ahora que tenemos todo, ¿cómo elaboramos nuestro vermú? Toma nota:

  1. Tomamos la malla y la llenamos con todas las hierbas seleccionadas, junto con la media rama de canela y las cáscaras de limón y naranja.
  2. Vertemos el vino en una vasija de barro e introducimos la malla con todos los elementos.
  3. Dejamos reposar durante aproximadamente un mes en un lugar oscuro y seco.
  4. Pasado un mes, sacamos la malla con todas las hierbas de la vasija de barro, caramelizamos azúcar en una sartén (unas 3 cucharadas de este azúcar caramelizado) y lo añadimos al vino.

Es fácil, sólo requiere un mes de espera y tendremos nuestro propio vermut, con el que agasajar a los amigos que nos visiten cuando la normalidad regrese.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento