¿Por qué no deberías comer demasiadas pipas de girasol?

Campo de girasoles, girasol, pipas, aceite de girasol
Campo de girasoles, girasol, pipas, aceite de girasol
EUROPA PRESS - Archivo

Las pipas de girasol son buenas para la salud. Tienen contenido en vitamina E, colina o ácidos fenólicos. Así, como el resto de frutos secos, tiene propiedades nutritivas que son beneficiosas para el organismo.

Sin embargo, todo en exceso es malo y las pipas, por ejemplo, en una reunión familiar o de amigos, son de esa clase de aperitivo que se empieza a comer y no se para hasta que se terminan. 

¿Cuál es el problema de comer pipas en exceso? 

Como todos los alimentos, aunque tengan propiedades saludables, comerlos en exceso no es bueno. Las pipas de girasol tienen un alto contenido graso, alrededor de 200 kilocalorías por un puñado de 35 gramos, según la Fundación Española de Nutrición. 

Además, aunque en esa ración de 35 gramos predominan las grasas insaturadas, también hay una cantidad de grasas saturadas, un total de casi 2 gramos por ración, así como un contenido de 7.5 gramos de ácido linoleico, un ácido graso omega 6, que a pesar de ser bueno para el crecimiento y desarrollo del cuerpo, no conviene ingerirlo en exceso, ya que puede derivar en enfermedades cardiovasculares. 

Otro de los elementos que aparecen en la tabla nutricional de las pipas de girasol es el fósforo. Por la ración de 35 gramos contiene 228 miligramos de este componente. Entre los problemas de salud que causa el fosfato están las afecciones en los riñones y la osteoporosis. 

También contienen, en menor medida, una cantidad de sodio. Un exceso de este puede dar lugar a problemas renales, ya que produce un sobresfuerzo para el riñón. 

Además, la gran oferta de pipas de girasol que se pueden encontrar en el mercado son, en ocasiones, peores para la salud. Muchas de ellas llevan exceso de sal o, incluso, otras salsas y añadidos que aumentan la ingesta calórica y son menos naturales y saludables.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento