Trump se adueña de YouTube para las elecciones de noviembre

El presidente de EE UU, Donald Trump, de regreso en la Casa Blanca tras asistir al Foro Económico Mundial en Davos, Suiza.
Imagen de archivo del presidente de EE UU, Donald Trump.
KEVIN DIETSCH / EFE

Donald Trump está decidido a ser reelegido presidente de Estados Unidos y así lo demuestra la última filtración sobre cuáles van a ser sus armas de ataque: su campaña ha comprado el espacio publicitario más destacado de la página de inicio de YouTube para el período previo a las elecciones, según Bloomberg.

Aunque no se ha hecho público el coste real de esta acción publicitaria, para hacernos una idea tanto de su coste como de su impacto comparan la cabecera de YouTube con un anuncio televisivo durante la Super Bowl.

Se trata de la plataforma de vídeos más visitada de EE UU, de hecho, según el Centro de Investigación Pew, unas tres cuartas partes de los adultos del país afirman usar YouTube, excediendo incluso el alcance de Facebook.

El acuerdo garantiza que los anuncios de apoyo a Trump destaquen en la versión estadounidense del portal audiovisual los días previos a las elecciones del 3 de noviembre, momento clave para que los ‘votantes indecisos’ de todo el país decidan a quién respaldar en las urnas.

Los anuncios en el ‘masthead’ de YouTube, como se conoce el vídeo en la parte superior de la página de inicio, generalmente se publican durante todo un día. Tanto la duración exacta como el coste de los anuncios de Trump son cifras que todavía permanecen sin aclarar, pero “las estimaciones para el espacio varían de cientos de miles de dólares a más de 1 millón por día”, afirman desde Bloomberg.

Lo que sí se conoce, a través del gerente de campaña del presidente, Brad Parscale, es que la campaña de Trump podría gastar hasta 500 millones de dólares en anuncios y estrategias digitales. Según EMarketer, la publicidad política online en el ciclo electoral actual totalizará los 1.34 mil millones de dólares, más del doble que en las últimas elecciones presidenciales.

Trump no es el primero en usar esta estrategia

YouTube se ha negado a hacer comentarios al respecto del acuerdo, aunque desde la plataforma aseguran que “es común” que los candidatos políticos compren anuncios de ‘masthead’. Todo el mundo puede hacerlo siempre que “cumpla con las políticas de la plataforma”.

En 2012, la campaña de Barack Obama compró la cabecera de YouTube para el día de las elecciones antes de que Mitt Romney incluso se asegurara la nominación republicana, según Teddy Goff, ex director digital de Obama.

Trump y Hillary Clinton publicaron anuncios de ‘masthead’ en varias ocasiones en 2016. E igualmente lo hicieron Trump y Michael Bloomberg el año pasado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento