Las consecuencias de dormir poco y mal y qué hacer para descansar mejor

  • Hay personas que solo necesitan dormir 5 o 6 horas, no es lo habitual. Un adulto suele necesitar entre 6 y 8 horas.
Mujer con insomnio
La higiene del sueño es fundamental para descansar bien.
GTRESONLINE

Dormir poco y mal se ha convertido en una epidemia de la salud pública, así lo afirman los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). El estrés, los turnos de trabajo rotativos (diurnos y nocturnos), así como abusar de bebidas como el café pueden afectar al sueño e impedir un buen descanso.

Todo esto puede provocar insomnio y problemas que afecten al desarrollo de las actividades diarias, incluidas aquellas tareas que se realicen durante el horario laboral. Por eso, conviene resolver esto lo antes posible pues, como afirma la Asociación Española del Sueño (ASENARCO), "dormir es una actividad necesaria porque se establece el equilibrio físico y psicológico básico de las personas".

¿Por qué dormimos poco y mal?

Las razones por las que tendemos a dormir poco y mal suelen ser porque no tenemos claras cuántas horas necesitamos descansar. La ASENARCO indica que "lo normal es que un adulto sano duerma un promedio de 6 a 8 horas y media". Sin embargo, esto puede variar.

Es importante detectar cuántas son las horas que nos hacen falta para descansar adecuadamente

Hay personas que, por diferentes razones, solo necesitan dormir 5 o 6 horas. Pero esto no es lo habitual. Aunque, lo importante es detectar cuántas son las horas que nos hacen falta para descansar adecuadamente. Para eso, la ASENARCO recomienda tener en cuenta cómo nos encontramos durante el día.

Sin embargo, la higiene del sueño también es un factor importante que puede hacer que dormir poco y mal sea algo habitual. Para ello, la ASENARCO nos brinda una serie de recomendaciones.

  • Intentar irnos a dormir siempre a la misma hora.
  • Evitar mirar el móvil cuando estemos en la cama.
  • No dormir siestas de más de 30 minutos.
  • Evitar el ejercicio físico después de las 19:00 horas.
  • No consumir ni café ni té.

Practicar ejercicios de relajación, hacer una cena ligera dos horas antes de irnos a dormir y crear un ambiente relajante en la habitación (luz tenue, fragancia suave, oscuridad, silencio) también son consejos que pueden ayudarnos.

Los turnos rotativos en el trabajo y la ansiedad

Puede ser difícil intentar mantener un horario regular si una semana trabajamos durante el día y, otra, durante la noche. En los casos en los que nos toque trabajar de noche, la Fundación Nacional del Sueño recomienda realizar la misma rutina para irnos a dormir, pero cuando es día

Hacer esto puede ser difícil. Por eso, el consumo de melatonina puede ayudar, al igual que lo hace cuando es la ansiedad lo que nos impide dormir o descansar bien. No obstante, en este caso en concreto, sería ideal acudir a un terapeuta para poder resolver el verdadero origen de esa ansiedad.

Las consecuencias que tiene dormir poco y mal

Dormir poco y mal tiene serias consecuencias para nuestra salud y bienestar. Según los CDC, "no dormir lo necesario está asociado a accidentes automovilísticos, desastres industriales, así como errores médicos y profesionales". Por lo tanto, es un problema grave.

Sin embargo, dormir poco y mal también puede aumentar el riesgo de sufrir hipertensión, depresión, obesidad o diabetes. Enfermedades que pueden surgir si no se toman medidas para ponerle solución al descanso. Comenzar por una buena higiene del sueño es esencial como forma preventiva.

Con todo, no descansar adecuadamente afectará a nuestra productividad. Los errores que se pueden cometer y la posibilidad de quedarse dormido en el puesto de trabajo serán perjudiciales y pueden poner en riesgo nuestro empleo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento