Tapas que buscan estimular todos los sentidos y no solo el gusto

  • En Segovia han creado tapas que estimulan diferentes sentidos además del gusto.
El chef Óscar Hernando, elaborando una de las tapas con las que busca 'hablarle' a todos los sentidos.
El chef Óscar Hernando, elaborando una de las tapas con las que busca 'hablarle' a todos los sentidos.
EFE/ Pablo Martín

La cocina le habla a nuestros sentidos; a todos. Sí, disfrutar de la gastronomía no sólo pasa por nuestra boca; por los sabores del plato. La experiencia sensorial completa que podemos conseguir al comer es cuando también disfruta nuestro olfato, pero además, por qué no, el tacto y hasta el oido.

Esta semana, en Segovia han sabido lo que es eso. El Creativity Center de la IE University de la capital segoviana ha celebrado la jornada "Synesthesia". En ella, cuenta EFE, varios cocineros decidieron crear tapas que no sólo le hablaran a nuestras papilas gustativas.

Se trataba de experimentar la "sinestesia". Cuatro chefs segovianos han creado tapas gastronómicas para idear una obra gastronómica que estimulase diferentes sentidos además del gusto.

El chef y propietario del restaurante Casa Silvano Maracaibo, Óscar Hernando, recurrió productos tradicionales de Castilla y León para inventar una tapa que apelase al olfato. Y eso hasta conseguir su "Falsa Trufa en su Ambiente natural".

Un aderezo de cebollino con "peta crispy" llenó de sonidos chispeantes la boca de los comensales

Un bombón de hígado de pato descansa sobre una tierra de hojaldre y es regado con el producto estrella: la trufa negra de la zona del municipio del Abejar, en Soria. Todos estos ingredientes, según Hernando, reúnen los aromas peculiares que recrean en la mente del público el ambiente natural de la trufa.

Otra de las tapas "sinestésicas" presentadas durante la jornada ha sido la titulada "Oído cocina", una obra que firma Tzvetoslav Marinov, conocido como "Chechu", del restaurante De Bote en Bote y que consiste en una porción de oreja de cerdo crujiente servida sobre coulis de fresa con ajo y trufa.

El toque más especial se lo ha dado el aderezo de cebollino fresco con "peta crispy", el ingrediente popularmente conocido como "peta-zeta", que ha llenado de sonidos chispeantes la boca de los comensales. Su creador les animó a olvidarse de tapujos, chuparse los dedos y masticar con la boca abierta.

Para una experiencia más completa, los asistentes han sido invitados a degustar cada plato dentro de una sala insonorizada en la que el músico David Gómez, de Four Hands Project, ha interpretado una selección de sonidos en base a los ingredientes de las tapas para elevar al máximo nivel la sensación de "sinestesia" entre los degustadores.

Además, el pintor y chef vietnamita Xuan Hoang Do, ahora vecino de Segovia, ha creado un "happening gastronómico" en el que ha dado forma a una obra de arte culinario sobre un lienzo; una suerte de pintura que el público ha podido comerse después.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento