¿Trabajo de parto o falsa alarma? Cómo aprender a distinguirlos

  • Las contracciones de parto son regulares y se vuelven más frecuentes, mientras que las 'falsas contracciones' son irregulares y cesan si cambiamos de posición.
  • Hay que acudir a urgencias si se produce la rotura de la bolsa, si hay hemorragia o fuertes dolores abdominales.
Mujer embarazada a punto de dar a luz
Mujer embarazada a punto de dar a luz
©GTRESONLINE

El momento del parto es uno de los más esperamos -y también temidos- de las mujeres embarazadas, sobre todo de las primerizas. Es por eso que, ante las ganas de tener a su hijo en brazos y el miedo de que algo salga mal, muchas futuras madres se precipitan y acuden al hospital mucho antes de tiempo

El parto, aunque sea inminente, es un proceso que por lo general dura varias horas, por lo que acudir con premura al hospital supondrá que se debe regresar a casa, con la frustración que eso conlleva. Además, ingresar en el hospital antes de tiempo está asociado a un mayor intervencionismo en el parto.

Signos de un parto inminente

Según asegura ACOG (Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos), nadie sabe con exactitud qué ocasiona el comienzo del trabajo de parto, por lo que a veces es difícil saber si ha comenzado realmente sin que nos examine una matrona. Aun así, hay signos que, desde unos días antes del parto, pueden indicar que este se aproxima.

•Sensación de que el bebé ha descendido más. Esto se produce cuando el bebé ha llegado a la pelvis. Puede producirse varios días antes del parto o sólo unas horas antes.

•Aumento en la secreción vaginal, ya sea transparente, rosada o teñida con sangre. Cuando el cuello uterino comienza a dilatarse, el tapón mucoso se desprende y cae en la vagina. Suele producirse unos días antes del parto, pero también cuando este ya es inminente.

•Secreción de líquido, ya sea a gotas o incluso a chorros. Al romperse la membrana que contiene el líquido amniótico, este cae. El parto ya es inminente, incluso aunque no haya más signos de inicio del parto. La rotura de la bolsa puede producirse incluso en una fase más avanzada del parto.

•Contracciones regulares y que no cesan. Los dolores de las contracciones suelen ser semejantes al de los dolores menstruales, comienzan con un dolor de espalda intenso y se extiende hasta la vagina. Estas contracciones aumentan en frecuencia según se aproxima el parto y son el signo más evidente de que el parto es inminente.

Cómo diferenciarlo de una falsa alarma

Una de las mejores formas de saber si realmente ha empezado el parto o no, es la frecuencia de las contracciones, que suelen ser regulares, por eso es muy importante medir el tiempo entre una contracción y otra durante una hora para distinguirlas:

•Las contracciones de parto ocurren en intervalos regulares, y a medida que pasa el tiempo, se vuelven más frecuente. Duran entre de 30 y 70 segundos. Las contracciones de Braxton Hicks, que ocurren a lo largo de los últimos meses de embarazo, son irregulares y no son más frecuentes según avanza el tiempo. Se recomienda medir las contracciones durante una hora para estar seguros de que se tratan de las primeras.

•El dolor. Las contracciones de parto duelen, y además, aumentan su intensidad según se aproxima el parto. Por lo general, el dolor comienza atrás y se traslada hacia el frente. Las de Braxton Hicks, sin embargo, no siempre duelen y, si lo hacen, suele ser solo en la parte de delante y de una forma débil.

•Las contraccions de Braxton Hicks pueden detenerse al caminar, sentarse… es decir, al hacer algo distinto o cambiar de posición. Las de parto, en cambio, continúan en cualquier posición o movimiento.

En definitiva, hay que acudir al hospital cuando las contracciones uterinas son rítmicas, cada vez más intensas y con una frecuencia de al menos 2 cada 10 minutos, y durante al menos 2 horas. Si el embarazo es de menos de 37 semanas, hay que acudir a urgencias si las contracciones no ceden en 1 hora.

Según advierte el Hospital 12 de Octubre en su Guía con Información y Recomendaciones para Embarazadas, aunque no parezca que el parto es inminente ni haya contracciones, hay que acudir al hospital si se presentan alguno de esos síntomas:

•Hemorragia o pérdida de líquido por los genitales.

•Ante la rotura de la bolsa.

•Dolor abdominal intenso que no cesa entre contracciones y ante la ausencia de estas.

Fiebre elevada.

•Dolor de cabeza intenso.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento