¿Existen averías que pueden solucionarse en la carretera?

Sufrir una avería mientras conduces el coche puede provocar situaciones de riesgo.
Sufrir una avería mientras conduces el coche puede provocar situaciones de riesgo.
Freepik

Aunque en la mente de la mayoría de los conductores avería es sinónimo de visitar el taller, lo cierto es que existen muchos contratiempos y problemas en los vehículos que pueden solucionarse ‘in situ’, con un coche taller. Lo que permitió a los propietarios del coche continuar con su camino sufriendo simplemente un leve retraso. Es el caso de averías muy comunes como pinchazos, rotura de lunas…

¿Cuáles son las averías más comunes que pueden arreglarse en el trayecto?

Si sufres alguna de estas, a pesar de la mala suerte, estás de enhorabuena:

1. Roturas de manguitos y conductos. Las incidencias en el motor ocupan el primer puesto en los motivos de asistencia en carretera. Sin embargo, sufrir una avería de este no tiene por qué ser señal de que el viaje ha terminado. No siempre, pero una gran cantidad de problemas relacionas con el motor son subsanables con un coche taller. Es el caso de las derivadas de las roturas en los manguitos y conductos, que habitualmente permiten seguir al conductor con su camino gracias a la implementación de nuevos productos en las asistencias, que proporcionan soluciones temporales para poder llegar al destino sin tener que parar de urgencia en un taller

2. Fusibles y luces de testigos. Pueden resultar muy complicadas de resolver, pero si se trata de un fallo provocado por anomalías de un sistema controlado por la centralita electrónica o cualquier elemento que utilice electricidad puedes estar de suerte. Los problemas con fusibles e incluso algunas luces de testigos del vehículo nos pueden dar la solución sin necesidad de terminar llamando a la grúa para llevar al coche a un taller.

3. Problemas con los neumáticos. Pinchazos, reventones…. La falta de mantenimiento provoca incidencias con uno de los elementos más importantes del vehículo ya que es el único en contacto directo con el asfalto. Es una de las situaciones que se resuelven con mayor éxito para continuar con el viaje.

4. Rotura de lunas. Muchos accidentes tienen su origen en el mal mantenimiento del vehículo y, por tanto, derivan en una avería que acaba implicando a más vehículos en la carretera. Por ejemplo, la rotura de lunas tiene soluciones provisionales que permiten seguir adelante en nuestro camino.

Según indican desde la RACE, donde tienen experiencia en la atención en carretera y solución con éxito de problemas in situ, la clave para solventar con éxito las averías que pueden surgir en un viaje y que se puedan reparar desde un coche-taller está en las soluciones técnico-mecánicas y el equipamiento del vehículo de la empresa encargada en dar el servicio de asistencia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento