Tomar el sol con protección
Tomar el sol con protección Europa Press/Archivo

Afortunadamente, cada vez estamos más concienciados de los efectos nocivos que tiene exponernos al sol sin protección. Nos preocupamos de no tomarlo en determinadas horas del día, de ponernos la crema adecuada a nuestro tipo de piel, de usar gafas de sol... Sin embargo, poco o nada nos preocupamos de si los medicamentos que tomamos son fotosensibilizantes, es decir, que si los tomamos y luego nos exponemos al sol pueden provocar en nuestra piel reacciones anormales que pueden llegar a ser muy molestas o incluso peligrosas.

La lista es larga, pues existen unos 300 fármacos fotosensibilizantes, más de 60 de ellos, de uso habitual, como el ibuprofeno, algunos antibióticos, el omeprazol o los anticonceptivos. Aunque se suelen confundir, fotosensibilizante no es sinónimo de fotosensible, pues un medicamento fotosensible es aquel que puede verse alterado cuando lo exponemos a la luz.

Fotosensibilidad, fototoxicidad y fotoalergia

Según aparece en el Boletín Informativo del Colegio de Farmacéuticos de Pontevedra, la fotosensibilidad —la reacción cutánea que se produce al interactuar un compuesto químico fotosensibilizante y la exposición solar— puede manifestarse de formas: fototoxicidad o fotoalergia.

La fototoxicidad, la más frecuente, y se produce cuando el medicamento multiplica el efecto nocivo del sol sobre la piel, lo que puede ocasionarnos eritemas, edemas, ampollas o vesículas, dependiendo de la dosis. La reacción se produce de forma inmediata, puede ocurrirle a cualquier persona y suele durar una semana desde que se suspende el tratamiento.

La fotoalergia es bastante menos frecuente y se produce cuando el fármaco, al contacto con la exposición solar, se convierte en un alérgeno. Se trata de una reacción inmunológica que se produce entre uno y tres después de la exposición, no depende de la dosis y suele presentarse en forma de eccema, dermatitis, edema, picor...

Cómo prevenir reacciones

Si tomamos algún medicamento fotosensibilizante se deberán tomar precauciones extra para evitar reacciones indeseadas. Lo mejor y más seguro es evitar la exposición solar, pero si lo hacemos, la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha recomienda tomar las siguientes precauciones:

  • Aplicarnos filtros solares de la máxima protección cada dos horas.
  • Utilizar ropa que evite que los rayos solares entren en contacto directo con la piel, como prendas oscuras, gorras, sombreros...
  • Si es posible, tomar el medicamento siempre por la noche para que la concentración del principio activo durante el día sea menor.
  • Leer detenidamente el prospecto de cualquier medicamento antes de exponernos al sol en busca del símbolo que indica que es fotosensibilizante.

Cómo tratar una reacción

Si hemos llegado tarde y ya se ha producido la reacción, las primeras medidas serán siempre detener el tratamiento farmacológico si se puede -o buscar una alternativa no fotosensibilizante- y evitar completamente la exposición solar. En caso de daños graves en la piel, puede ser aconsejable ponerse vendas frías, tomar algún antinflamatorio, corticoides tópicos... y en caso de fotoalergia algún antihistamínico, siempre bajo prescripción facultativa.

Los fotosensibilizantes más comunes

La lista de los medicamentos fotosensibilizantes es larga y muchos de ellos se encuentran entre los más dispensados en las farmacias. Estos son los 20 más comunes.

  • Antinflamatorios: ibuprofeno, diclofenaco, naproxeno, ketoprofeno.
  • Antibióticos: azitromicina, gentamicina, norfloxacino, ciprofloxacino.
  • Antihistamínicos: ebastina, loratadina, cetirizina, clorfeniramina.
  • Anticonceptivos: estradiol, etinilestradiol, levonorgestrel.
  • Antiulcerosos: omeprazol, ranitidina.
  • Antihipertensivos: enalapril, losartan, amlodipino.
  • Hipolipemiantes (para el colesterol): simvastatina, lovastatina, atorvastatina.
  • Psicofármacos: diazepam, alprazolam.
  • Antidepresivos: fluoxetina, paroxetina, sertralina, venlafaxina.

El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, (COFM) elaboró hace dos años una lista con los 63 fármacos más fotosensibilizantes de uso común que puedes consultar aquí.

Otras sustancias fotosensibilizantes

Además de los fármacos, en el Boletín Informativo del Colegio de Farmacéuticos de Pontevedra se publican una serie de sustancias que solemos aplicar en la piel y que pueden provocar fotosensibilidad. Entre ella encontramos algunos aceites esenciales, como el de bergamota, limón, lavanda o sándalo; perfumes, como los que contienen derivados de cumarina (Metilcumarina) o almizcle; y colorantes utilizados a menudo en maquillajes, como el rosa de bengala, la laca roja brillante, naranja de acridina...

Ante la duda, mejor ir a la playa con la cara lavada y sin perfume.