El timo del radar: no, la DGT no multa por correo electrónico
Un radar de velocidad, en una imagen de archivo. Europa Press/Subdelegación del Gobierno - Archivo

Los riesgos al volante existen durante todo el año. Sin embargo, como en verano se intensifican los controles debido a las campañas de seguridad y vigilancia que se activan en las operaciones salida y regreso, es cierto que se trata de una época del año en el que número de multas aumentan. Pero, dentro de todas las infracciones detectadas y penalizadas según el código de circulación, ¿cuáles son las que más se repiten en la época estival?

Velocidad.  Según lo que marque el velocímetro, la multa oscila entre los 100 y los 600 euros e, incluso, puede suponer una merma de seis en el carnet.

Alcohol y drogas. Quizá vaya ligado a las fiestas y los excesos que, en esta época del año, parece que nos permitimos más. El valor de la multa dependerá de la infracción  cometida, pero puede alcanzar los 1.000 euros y conllevar la retirada de puntos del carnet.

Conducir con chanclas o descalzo. No es que esté prohibido circular con ningún tipo de calzado concreto, pero lo cierto es que la ley indica que el calzado debe estar sujeto al pie y permitir el control del vehículo.

No usar el cinturón de seguridad. Puede que se deba al calor pero, a pesar de ser obligatorio circular con él puesto, aún hay gente que se arriesga a pagar 200 euros y perder tres puntos por no ponérselo.

Viajar sin ITV. Supone una multa de 200 euros en caso de que la ITV esté caducada o hasta 500 euros si no está validada. Por lo tanto, es mejor no dejar todo para el último momento, pues en ocasiones podemos encontrarnos con que los lugares donde realizar esta revisión estén de vacaciones.

Estacionamiento indebido. Debido a la gran afluencia de turistas, hay ciertas zonas en la costa donde resulta muy complicado aparcar, por eso este tipo de infracciones aumenta en verano.

Viajar sin seguro. Se trata de una infracción penada con una multa grave que puede ir desde los 600 euros a los 3.000 euros.

Saltarse un semáforo. Es común en todas las estaciones y puede suponer una retirada de cuatro puntos en el carnet y de una multa de 200 euros.

Ignorar las indicaciones de un agente. Esta acción está sancionada con 200 euros y la retirada de cuatro puntos.