Atento a las señales: puede que los frenos de tu coche están en mal estado
Ante cualquier posible señal, lo mejor es acudir al taller para asegurarse de que no se corre peligro. Freepik

El sistema de frenado de tu coche es muy importante. En caso de accidente puede ser la diferencia entre un susto o una situación grave, por eso, es vital su mantenimiento. De hecho, antes de salir de viaje es fundamental comprobar su estado, sobre todo si se trata de una escapada de cara al verano, ya que en esta parte del coche donde se producen más averías debido al aumento de las temperaturas.

Pero, ¿cómo puedo saber si los frenos de mi coche están en buen estado? Cada vez que pisas el freno del coche estás causando un pequeño desgaste sobre las pastillas de freno. Sobre los discos ocurre lo mismo. Con el tiempo, el deterioro comienza a acumularse y lo más peligroso es que, normalmente, al ser progresiva, esta degradación de los elementos del sistema de freno no genera la alerta en el conductor, porque nuestra percepción de su funcionamiento se acostumbra a un umbral de seguridad cada vez más bajo. Es en este punto cuando una situación inesperada puede tener consecuencias desagradables.

Muchos coches ya cuentan con un testigo para que avise al conductor con cierta antelación de que es necesario cambiar las pastillas, pero siempre se puede hacer una inspección manual. ¿Cómo? Usando nuestros sentidos:

  • Oído. Si escuchas un sonido chirriante cada vez que pisas el freno es una advertencia de que necesitas sustituir las pastillas de freno, que están desgastadas. Este ruido se puede escuchar incluso cuando no se usan los frenos. Si esperas demasiado para llevar el coche al taller, llegará un momento en el que las pastillas se hayan desgastado completamente y, además de reducir su potencia, pueden generar daños más graves (y costosos de reparar) en el disco de freno.
  • Vista. Si mientras conduces notas que el coche, en lugar de seguir recto, se desplaza hacia un lado u otro, nunca es buena señal. Llévalo al taller. Una de las posibles averías que pueden provocar este desplazamiento es el desgaste de las pastillas de freno, pero existen más posibilidades que es necesario descartar y, en cualquier caso, solucionar.
  • Tacto. Si al frenar notas que tu coche vibra, deberías acudir al taller para revisarlo ya que suele ser un síntoma del desgaste de los discos de freno.