Cinco malos hábitos al volante que harán que tu coche se estropee

Además de realizar el mantenimiento necesario conviene evitar los malos hábitos al volante.
Además de realizar el mantenimiento necesario conviene evitar los malos hábitos al volante.
Pixabay

Cada uno tiene sus manías y su forma particular de conducir. Hay quienes echan gasolina cuando todavía les queda medio depósito y quienes prefieren apurar hasta el último momento para repostar. Seas el tipo de conductor que seas, tienes que saber que hay ciertos hábitos al volante que a la larga pueden ocasionar averías.

El modo de conducir determina la vida útil del vehículo. Además de realizar el mantenimiento necesario conviene evitar estas cinco manías al volante:

Realizar maniobras bruscas

Conducir de manera agresiva, realizar acelerones innecesarios o frenazos bruscos puede provocar daños en el motor, en la caja de cambios y en los frenos. En definitiva, las maniobras brucas desgastan toda la mecánica. Por el contrario, conducir con revoluciones muy bajas también afecta  al funcionamiento del coche. Lo ideal es una conducción equilibrada.

Apoyar la mano en la caja de cambios

Es un gesto que realizan muchos conductores y que afecta a los engranajes de la caja de cambios. Da igual si el coche es manual o automático, lo más recomendable es tener las dos manos sobre el volante.

El pie izquierdo en el embrague

El embrague debe usarse para cambiar de marchas pero muchos conductores lo mantienen pisado en un atasco o en un semáforo. Este gesto genera fricciones innecesarias que hacen que se desgaste con mayor rapidez y puede hacer que sea necesario cambiar el disco del embrague. Lo ideal es poner el coche en punto muerto cada vez que esté parado y no pisar el embrague hasta que queramos volver a ponerlo en funcionamiento.

Circular en reserva

Apurar hasta el último momento para repostar no es bueno ya que se puede acabar estropeando la bomba o los inyectores a causa de la suciedad acumulada. Lo ideal es echar combustible antes de que se encienda el piloto de la reserva e incluso cuando todavía nos quede un cuarto del depósito ya que así nos aseguramos de que la bomba está sumergida en el tanque.

Uso excesivo de los frenos

No hay que pisar los frenos cada vez que queramos reducir la velocidad. En ocasiones, reducir de marcha es suficiente para minorar la velocidad. Utilizar demasiado los frenos genera un desgaste innecesario y, por tanto, acelara el cambio de las pastillas de frenos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento