Comprar un coche de segunda mano: ¿a un particular o a un concesionario?
Antes de comprar un vehículo hay que realizar una revisión exhaustiva del coche. Freepik

Comprar un coche supone un desembolso considerable de dinero, por ello, una opción a la que recurren muchas personas es adquirir un vehículo de segunda mano para que el gasto sea menor. En España, las ventas de coches de segunda mano crecieron un 9,2% el año pasado, hasta alcanzar las 2.276.344 unidades comercializadas.

La depreciación que sufren los coches con el paso de los años es otra de las razones, además de la del precio, por las que cada vez más personas se decantan por los vehículos usados.

A la hora de lanzarte a comprar un coche de ocasión tienes dos opciones, o bien comprarlo en un concesionario, o bien a un particular, ¿qué alternativa es mejor?

Desde la OCU explican cuáles son las diferencias principales entre estas dos opciones:

En caso de que los compres a un particular

  • La garantía se limita a 6 meses.
  • Si surge algún problema es el comprador quien deberá demostrar que ya existía el fallo.
  • Los márgenes de negociación del precio son más amplios, puedes regatear y conseguir mejor precio.

Si lo compras en un establecimiento

  • La garantía es más amplia, como mínimo un año. Los coches con kilómetro 0 tienen 2 años de garantía desde su matriculación, no desde su venta.
  • El plazo para reclamar en caso de problemas llega a los 3 años.
  • Estarás más orientado, pero probablemente pagues más.

Elijas la opción que elijas siempre hay que realizar una revisión exhaustiva del coche: bajos, puertas, pintura, motor, frenos, suspensión, asientos... Además de todo esto, también es importante revisar que toda la documentación del vehículo esté en orden: libro de revisiones, permiso de circulación, tarjeta de inspección técnica, impuesto de circulación...

Por otro lado, comprar un coche por internet es una tendencia al alza, tanto es así que la venta de vehículos en la red ha crecido un 120% en el último año. Eso sí, hay que tener mucho cuidado con las estafas. El 'phishing car' es un ciberfraude que afecta a miles de usuarios y que consiste en engañar a los internautas para conseguir datos bancarios, dinero o contraseñas.