Orquesta Infantil de Almería
Imagen de la Orquesta Infantil de Almería. EUROPA PRESS/AYUNTAMIENTO ALMERÍA

Los estudiantes de secundaria que toman clases de música obtienen calificaciones significativamente mejores en los exámenes en otras materias, incluyendo matemáticas y ciencias, que el resto de los alumnos, según un estudio publicado por la Asociación Estadounidense de Psicología. El efecto es más pronunciado en aquellos que aprenden a tocar un instrumento que los que asisten a clases de canto.

"A menudo se ha pensado que los estudiantes que pasan tiempo en la escuela en clases de música en lugar de seguir estudiando matemáticas, ciencias e inglés, tendrán un desempeño inferior en esas disciplinas. Nuestra investigación sugiere que, de hecho, cuanto más estudien música, mejores serán en esas asignaturas", explica Peter Gouzouasis, la Universidad de la Columbia Británica (Canadá), autor de este estudio realizado sobre más de 100.000 y publicado en el Journal of Educational Psychology.

Los investigadores examinaron los registros escolares de todos los estudiantes en la Columbia Británica que comenzaron el primer grado entre 2000 y 2003, que habían terminado los últimos tres años de la escuela secundaria y que había completado al menos un examen estandarizado de matemáticas, ciencias o inglés.

De los más de 112.000 registros estudiantiles analizados, aproximadamente el 13 por ciento de los estudiantes participaron en al menos un curso de música calificativo que podía ser de banda de concierto, piano de conservatorio, orquesta, banda de jazz, coro de conciertos y vocal. Según Gouzouasis y sus coautores Martin Guhn y Scott Emerson, los cursos de música general o guitarra no calificaron, ya que no requerían experiencia musical previa.

"Los estudiantes que participaron en clases de música que estaban muy comprometidos y tuvieron un mayor rendimiento en ellas obtuvieron calificaciones más altas en todos los temas, si bien estas asociaciones fueron más pronunciadas para aquellos que tomaron música instrumental en lugar de música vocal -puntualiza-. En promedio, los niños que aprendieron a tocar un instrumento musical durante muchos años, y ahora estaban tocando en la banda de la escuela secundaria y en la orquesta, tenían el equivalente de aproximadamente un año académico por delante de sus compañeros con respecto a sus habilidades de inglés, matemáticas y ciencias, según lo medido por sus calificaciones de exámenes".

Aparte de la fuerza de las asociaciones, los investigadores se sorprendieron más por la consistencia de las asociaciones en las tres áreas temáticas (matemáticas, ciencias e inglés). Estas asociaciones siguieron siendo significativas incluso cuando los investigadores controlaron factores demográficos como el género, el origen étnico, los antecedentes socioeconómicos y los logros previos en exámenes similares anteriores.

Habilidades adquiridas

Gouzouasis cree que algunas habilidades aprendidas en las clases de música de banda, orquesta y conservatorio se transfieren de manera muy amplia al aprendizaje de los adolescentes en la escuela.

"Aprender a tocar un instrumento musical y tocar en un conjunto es muy exigente. Un estudiante debe aprender a leer las notas musicales, desarrollar la coordinación ojo-mano-mente, desarrollar habilidades de escucha aguda, desarrollar habilidades de equipo para tocar en un conjunto y desarrollar disciplina", explica.

A su juicio, "todas las experiencias de aprendizaje desempeñan un papel en la mejora de las capacidades cognitivas de los niños y su autoeficacia. Creemos que los efectos que vemos son en parte resultado del hecho de que los niños que participan en la música de la escuela durante muchos años reciben principalmente instrucción musical de calidad y necesitan dominar las altas expectativas de tocar a nivel de banda u orquesta de la escuela secundaria. De hecho, es ese alto nivel de compromiso musical para el que vimos los efectos más fuertes".

Los investigadores esperan que sus hallazgos atraigan la atención de los estudiantes, padres, maestros y responsables de la toma de decisiones administrativas en la educación, ya que se suele enfatizar la capacidad numérica y la alfabetización a costa de otras áreas de aprendizaje, particularmente la música.