La Rioja
Paisaje de La Rioja. Jesús García

Hace más de dos mil años ya se producía vino en La Rioja como demuestra la existencia de restos arqueológicos de la época en que el imperio romano ocupaba estas tierras; hace más de mil años ya aparece una primera mención a la vid en la zona que actualmente se conoce por La Rioja, hace más de ochocientos años ya están documentadas las salidas del vino de La Rioja hacia otras zonas de España y hace casi treinta años fue la primera DOC (Denominación de Origen Calificada) de España.

Con estos antecedentes, no es extraño que los vinos de Rioja sean los más consumidos en España, aunque, cuando hablamos de vino de La Rioja, realmente estamos generalizando acerca de un producto que se elabora en una extensión de más de 65.000 hectáreas divididas en tres subzonas (Rioja Alta, Rioja Oriental y Rioja Alavesa) localizadas en los dos márgenes del río Ebro y donde se agrupan más de 600 bodegas.

Si bien el vino más popular elaborado en La Rioja es el vino tinto elaborado con uva tempranillo, lo cierto es que la Denominación de Origen acoge más de 10 tipos distintos de uvas y han sido famosas algunas bodegas riojanas por elaborar unos magníficos vinos blancos con una gran capacidad de envejecimiento.

Aunque en el año 2015 se derogó -con muy bien criterio- la legislación que establecía los tiempos de crianza para las clasificaciones genéricas de los vinos en España, Rioja ha mantenido y mantiene unas normas propias que permiten al consumidor conocer estos tiempos de crianza al igual que establece un tipo específico de barrica (barrica bordelesa con una capacidad de 225 litros) para el envejecimiento de los vinos acogidos a la DOCa Rioja. Por encima de los vinos jóvenes o del año, la clasificación es la siguiente:

Crianza:

     Tintos; mínimo de 24 meses de envejecimiento de los que 12 meses deben ser en barrica.
      Rosados y blancos; hasta 24 meses de envejecimiento con 6 meses en barrica.

Reserva:

     Tintos; mínimo de 36 meses de envejecimiento de los que 12 meses deben ser en barrica.
     Rosados y blancos; mínimo de 24 meses de envejecimiento con 6 meses en barrica.

Gran Reserva:

     Tintos; mínimo de 60 meses de envejecimiento de los que 24 meses deben ser en barrica.
     Rosados y blancos; mínimo de 48 meses de envejecimiento con 6 meses en barrica.

Habitualmente, las mejores añadas y los vinos procedentes de las mejores fincas se suelen destinar a reservas y grandes reservas, aunque es importante entender que, aunque esta clasificación nos da una información importante acerca del vino, no implica necesariamente que la calidad sea equivalente y se pueden encontrar magníficos vinos en cualquiera de las tres categorías.

Hablaremos más de Rioja e iremos conociendo otras Denominaciones de Origen pero recuerden que, al final, con independencia de zonas y crianzas, lo mejor es lo que más nos gusta a cada uno.

Seleccion Ostatu