Trucos para aparcar el coche y no perder la paciencia
Aparcar es una de las maniobras más frecuentes al volante.  Pìxabay

Encontrar aparcamiento no es tarea fácil, pero una vez que se encuentra estacionar el vehículo también puede resultar complicado. Aparcar es una de las maniobras que más se realizan al volante y todos los conductores deben de ser capaces de manejar el vehículo según el hueco disponible, las dimensiones y el radio de giro.

No importa el número de maniobras necesarias, lo importante es hacerlo bien, con precaución, seguridad y usando los intermitentes para avisar al resto de los conductores. De hecho, en el examen de conducir los alumnos no tienen límite de maniobras para poder aparcar, aunque si de tiempo: dos minutos.

Desde la DGT dan una serie de consejos y trucos para aparcar en línea y en batería.

Cómo aparcar en línea

  1. Señalizar la maniobra con antelación para evitar retenciones.
  2. Alinear el eje trasero con el parachoques del vehículo aparcado.
  3. Girar el volante hacia el lado donde se aparca y retroceder hasta que el retrovisor 'apunte' a la mitad del vehículo de atrás. Otra referencia útil es el espejo a la altura del parachoques del vehículo de al lado.
  4. Cuando medio coche esté dentro, cambiar el giro y seguir retrocediendo. Si se necesita, dar marcha adelanta para terminar la maniobra.

Cómo aparcar en batería

  1. Hay que tener en cuenta cómo están pintadas las líneas del suelo, si están rectas o inclinadas.
  2. Iniciar la maniobra con el parachoques en línea con el vehículo aparcado. Dar marcha atrás con todo el volante girado hacia el lado donde se quiere aparcar.
  3. Observar tanto el espejo derecho como el izquierdo para evitar rozar a los coches de al lado.
  4. Si es necesario, dar marcha adelante para centrar el vehículo.

Para finalizar, desde la DGT recuerdan que si la vía es de un sentido único se pude estacionar tanto a la derecha como a la izquierda, pero si tiene doble sentido, solo está permitido aparcar en el sentido de la marcha.